La Verdad

Doce años sin cruzarse con rivales valencianos, baleares y catalanes

Una imagen del Yeclano-Hospitalet de 2013.
Una imagen del Yeclano-Hospitalet de 2013. / A. ALONSO / AGM
  • No ha vuelto a darse un escenario así desde la campaña 2003-04, en la que Lorca, Cartagena y Yeclano compartieron grupo con Lleida, Nástic, Castellón, Hércules, Barça B y Sabadell, entre otros

La composición de los cuatro grupos de Segunda B, que este año resultaba más sencilla que en anteriores ocasiones por los descensos y ascensos que se han producido en las últimas semanas, vuelve a poner de manifiesto que ni en Madrid ni en las diferentes federaciones territoriales se plantean ya la posibilidad de que los equipos de la Región de Murcia regresen al Grupo III y compitan con valencianos, catalanes y baleares. Esto es algo que ocurría casi siempre en los años 90 y principios de este siglo. Pero desde la campaña 2003-04, en la que Lorca, Cartagena y Yeclano compartieron grupo con Lleida, Nástic, Castellón, Hércules, Barça B y Sabadell, entre otros equipos, no ha vuelto a darse un escenario así.

De hecho, en estos doce últimos años nos hemos acostumbrado siempre a ver a los equipos de la Región de Murcia en el grupo IV, con andaluces, norteafricanos, extremeños y, en alguna ocasión, manchegos. Eso sí, algunas temporadas, por necesidades del guión, la RFEF ha hecho cambios un tanto extraños. Por ejemplo, el del ejercicio 2008-09, que acabó con el ascenso a Segunda del Efesé en Alcoy. Ese año, Cartagena, Murcia B, Ciudad de Lorquí, Sangonera, Lorca y Águilas fueron mandados al grupo II, donde tuvieron como rivales a madrileños, extremeños, canarios (siete equipos) e incluso riojanos (el Alfaro).

También fue controvertida la decisión que tomó la RFEF en julio de 2012, cuando separó a los murcianos (como ha hecho ahora con los manchegos), mandando al Yeclano al grupo de valencianos y catalanes y dejando a Cartagena y UCAM en el grupo de andaluces, manchegos y extremeños. Y, por último, lo que sufrió el Murcia en 2014, tras su descenso en los despachos, fue inaudito. La RFEF mandó al equipo grana al Grupo I, a competir con gallegos y asturianos.

Temas