La Verdad

El Plásticos disfruta en el derbi

fotogalería

Raúl Campos cae en presencia del portero del Plásticos, Alberto. / Alfonso Durán / AGM

  • Saca un punto que debieron ser tres en un gran partido en el que domó a ElPozo

El Plásticos Romero se lo pasó pipa en el derbi. El cuadro cartagenero, claramente inferior en todos los aspectos a su enemigo de la capital, completó su mejor actuación de toda la temporada, domó a ElPozo desde el primer minuto y estuvo por delante en el marcador durante tres cuartas partes del encuentro. Al final, sacó un punto que le da más refuerzo en lo moral que aire en la tabla. Pero tiene un valor fantástico. El caso es que, aunque cualquiera hubiera firmado un empate en Murcia antes de que el balón echara a rodar, la sensación que dejó el 4-4 final es que los pupilos de Juan Carlos Guillamón desperdiciaron una oportunidad histórica de asaltar por completo el Palacio de los Deportes.

Desde la ya lejanísima etapa de Polaris World no gana el Cartagena FS en Murcia. Y el tiempo dirá si en alguna ocasión en el futuro vuelve a estar más cerca que ayer de conseguirlo. Lo acarició durante toda la mañana, delante de una afición local que no daba crédito a lo que estaba viendo. Los ciento y pico hinchas cartageneros que acompañaron a su equipo, por su parte, disfrutaron lo que no está escrito.

Pronto vimos que el primer derbi en Primera desde 2012 se iba a saltar todos los guiones previstos. Juanpi dibujó un contragolpe perfecto y cedió a Jesús Izquierdo, quien soltó un trallazo con efecto pegado al palo que se coló en la meta de Fede. Acababa de empezar el derbi y la conexión de Campos del Río arrancaba a lo grande. Posiblemente, era la primera vez que en la localidad natal de Juanpi y Jesús Izquierdo se celebraba un gol en contra de ElPozo.

Los locales no reaccionaban y el meta Fede tuvo que hacer dos grandes paradas, a disparos de Josema y Juanpi, para que los visitantes no se fueran en el marcador. No pudo, sin embargo, impedir el 0-2, anotado por Rahali en una jugada de estrategia en la que Adeirton eligió el pase a la perfección. 7 minutos y 0-2. Papeles cambiados en un derbi al revés. Duda pidió tiempo muerto y regañó a sus jugadores. «Ya hemos regalado siete minutos y dos goles. Vamos a empezar a jugar, por favor», pidió el técnico de ElPozo a sus hombres. Y las cosas cambiaron.

Despierta ElPozo

Elías aprovechó un balón suelto cerca del área para soltar un zurdazo imparable. El 1-2 llegó tras una mala elección en la salida de presión de los visitantes. En el 2-2 lo que hubo fue mala suerte. Fernando chutó fuerte desde lejos y Raúl detuvo con la planta del pie, con la desgracia de que el balón se le quedó franco a Álex, quien andaba por allí con la caña.

En un abrir y cerrar de ojos, ElPozo se había metido en el partido. Pese a su mal arranque, los de Duda ya no perdían. El que tuvo que pedir tiempo muerto entonces fue Guillamón. Y también abroncó a los suyos. Y otra vez surtió efecto. Los cartageneros volvieron a aplicarse en defensa, cerraron todas las líneas de pase del rival y contragolpearon con peligro. Adeirton, demasiado errático durante todo el partido, y Rahali, con un derechazo fantástico en el que se lució Fede, pudieron adelantar de nuevo al Plásticos Romero, superior a su enemigo en el primer tiempo.

El segundo periodo arrancó como el primero, con los cartageneros con un punto más de intensidad y ambición que los murcianos. Así, una excelente jugada entre Josema y Jesús Izquierdo acabó con un remate del segundo que rechazó Fede. Pero, en esta ocasión, la suerte se alió con los visitantes, ya que el balón dio en Pito y de una forma absurda entró en la portería local. De nuevo por delante, los cartageneros quisieron más y no cedieron tantos espacios como en el primer tiempo. Una colosal jugada entre Asensio y Rahali acabó con Rodrigo solo delante del meta local. Pero el manchego no supo definir.

Sí tiró de picardía Marinovic para meter el pecho antes de que el meta Alberto pusiera la mano y hacer bueno un trallazo desde la esquina de Fernando que no iba a ninguna parte. En el descanso, Guillamón había sorprendido a todos dejando en el banquillo al meta Raúl y sacando a Alberto. Fue una decisión puramente técnica que nadie esperaba, aunque la verdad es que salió bien.

A falta de diez minutos, Adeirton cometió un error infantil y regaló un gol más que evitable a Bebe, quien se redimía así de su falta de atención en los dos primeros tantos de los cartageneros. Sin merecerlo, el Plásticos Romero se veía por debajo en el marcador por vez primera en el partido. Pero no se rindió. Juanpi y Jesús Izquierdo se echaron el equipo a sus espaldas y ElPozo se limitó a defender su exigua renta, dando por hecho que Cardinal o Miguelín sentenciarían el choque en un contragolpe.

De tanto defender, lo que llegó fue la quinta falta de los murcianos. Y luego, la sexta, una simpleza de Cardinal de la que sacó petróleo Juanpi. El ex de ElPozo redondeó su partidazo y culminó su venganza antes los ojos de Duda colocando en la mismísima escuadra el doble penalti. Quedaban dos minutos y Javi Matía, que había salido como portero-jugador, se sentó en el banquillo. Guillamón, a pesar del enorme partido de los suyos, se acordó de quién era el rival y en qué cancha estaba. Y firmó el punto.

Duda se la jugó con Bebe de portero-jugador y los murcianos estuvieron a punto de hacer el gol de la victoria a falta de cuatro segundos. Elías, solo en el segundo palo, puso el pie mal y sacó hacia afuera un balón con todas las posibilidades del mundo de ir hacia adentro. Repuestos del susto, los cartageneros festejaron con sus aficionados un punto que les mantiene a tres del descenso y que, sobre todo, les refuerza de cara a la final por la permanencia del miércoles ante el Levante. Este es el camino para ganar muchos partidos y quedarse en Primera sin sufrir.