La Verdad

Javi Matía intenta frenar a Paulo Roberto, en 1999.
Javi Matía intenta frenar a Paulo Roberto, en 1999. / Juan Leal

Los derbis de Javi Matía

  • El cántabro, que mañana cumple 43 años, ha perdido la cuenta de las veces que ha jugado contra ElPozo. «Antes se vivían estos partidos con más pasión», confiesa

Mañana cumple 43 años. Y pasado jugará por última vez un derbi en el Palacio de los Deportes de Murcia. Nadie sabe más que él acerca de los derbis ElPozo-Cartagena porque nadie ha jugado tantos como él. Ha perdido la cuenta. Calcula que son cerca de 30, entre partidos de Liga, de Copa, de Copa Presidente y de 'playoff'. Pero no lo tiene claro. El caso es que desde 1999 lleva enfrentándose a ElPozo y sí que tiene muchos recuerdos grabados a fuego en su memoria de varios duelos de rivalidad regional de fútbol sala. «El más amargo fue la final que perdimos en Murcia en la etapa de Polaris [en 2006]. Y el más bonito el de la victoria en Santiago [en la Copa de 2004]. También recuerdo un 9-6 a nuestro favor», apunta Javi Matía (Santander, 1973).

Pase lo que pase, el de mañana será su último partido en Murcia. Cuando acabe esta temporada, lo deja. Y en este caso, ya no hay vuelta atrás. Es una decisión irrevocable. Su retirada está a la vuelta de la esquina. «Soy consciente de que no tengo 20 años. Ya son 43 y no me voy a arrastrar por la cancha. Para jugar el fin de semana tengo que verme al 100%. Y para eso, tengo que entrenar duro cada día. A mi edad, eso se hace difícil, porque el cuerpo sufre y cuesta más recuperar. Entrenarme fuerte cada día implica problemas físicos [esta semana tiene molestias en una rodilla y será duda hasta el último momento] y toda mi motivación pasa por ayudar a mis compañeros en lo que pueda durante esta temporada, conseguir que el equipo se salve y dejar el fútbol sala con el equipo en Primera», resume el 'Eterno Capitán' del cuadro cartagenero.

De los derbis, tiene anécdotas que contar de todo tipo. «Recuerdo un partido en Cartagena en el que le tiraron dos zapatos a Paulo Roberto y uno me cayó cerca. Lo cogí para sacarlo de la pista y la gente me pedía que le diera yo [a Paulo] con el zapato. Esa noche es la famosa en la que tuvo que salir del pabellón escondido en el maletero del coche del concejal. Antiguamente, los derbis transformaban a la gente y, sobre todo en Cartagena, eran muy calientes», destaca Javi Matía.

Llegada en taxis

Hubo un tiempo en el que los jugadores y técnicos de ElPozo Murcia llegaban en taxis al Pabellón Central de Cartagena porque ninguna empresa de autocares quería llevarlos hasta la puerta del recinto de Wsell de Guimbarda. Cada derbi acababa con la consiguiente rotura de lunas del autocar que transportaba al equipo murciano. Había peligro.

«Antes se vivían estos partidos con más pasión que ahora. En Murcia se metían 7.000 personas en el Palacio y en Cartagena estaba lleno el pabellón dos horas antes del partido. Es una buena señal que ya no haya incidentes y que reine la deportividad, pero tampoco me gusta que haya tanta frialdad. Preferiría un término medio: pasión y mucho ruido en las gradas sin que hubiera ningún incidente. Pero la realidad es otra y ahora mismo, ni en Murcia ni en Cartagena, se llena el pabellón cuando se juega un derbi», admite el '5' del Plásticos Romero.

De cara al partido de este domingo, el veterano cierre del equipo cartagenero reconoce que el gran favorito es ElPozo. «Ellos tienen mejor plantilla y están llamados a pelear por todos los títulos. Si ellos están a su mejor nivel, nosotros lo vamos a tener muy difícil. Nuestra misión es protegernos bien, hacer un partido muy bueno en defensa y aprovechar las ocasiones que se nos presenten durante el partido. Es bueno que tengamos a siete jugadores que hayan estado en ElPozo y que conocen muy bien al rival y a Duda. Pero somos conscientes de que ellos no se van a dormir, van a salir a muerte y que si pueden machacarnos y meternos siete, lo van a hacer», advierte.

El miércoles, el Levante

Javi Matía recuerda que, «aunque jugar contra ElPozo siempre es muy especial para nuestros aficionados», el miércoles próximo hay un partido que vale seis puntos. «Hay que luchar y pelear el domingo en Murcia, pero sin volvernos locos y sabiendo que es un partido más de la Liga y vale tres puntos. El miércoles nos visita el Levante y contra ellos sí que no podemos fallar», subraya el santanderino.

Los cartageneros son cuartos por la cola, con solo 8 puntos, algo que de todos modos no perturba demasiado a su capitán. «Estamos jugando bien y salvo el día del Burela hemos competido de igual a igual contra todos los rivales. El partido del viernes ante Zaragoza merecimos ganarlo, pero nos cuesta un mundo marcar goles y eso nos hace perder puntos. En la plantilla hay gente joven, pero con calidad para jugar en Primera. Yo lo veo más un problema de confianza. En fútbol sala, hacer gol en tu primera ocasión es muy importante. Nosotros no lo hacemos y luego nos cuesta un mundo marcar», resume Javi Matía.