La Verdad

Javi Matía dispara en una acción del segundo tiempo, con la grada del Pabellón Central a rebosar.
Javi Matía dispara en una acción del segundo tiempo, con la grada del Pabellón Central a rebosar. / P. SÁNCHEZ / AGM

CRÓNICA

El Plásticos no se arruga

  • Frena al potente Navarra en un buen partido y muestra virtudes hasta ahora desconocidas

Un punto muy trabajado y que ilusiona mucho a su afición en el regreso a Primera. Es lo que consiguió anoche el Plásticos Romero ante su público en la vuelta a la élite del fútbol sala nacional, tras cuatro años en Segunda. Ese empate llegó en un partido durísimo, ante un rival de mucho nivel, semifinalista en la última Liga, fijo en las eliminatorias por el título en las últimas ocho temporadas y que ha sido capaz este verano de mantener el bloque que le hizo terminar entre los cuatro primeros la pasada campaña. Aunque hubo momentos en los que el equipo cartagenero se metió demasiado en su parcela y sufrió más de la cuenta, lo cierto es que nunca le perdió la cara al duelo, compitió con una determinación impropia de un recién llegado e incluso pudo hacerse con el triunfo a falta de dos minutos, en una espléndida doble ocasión, de Josema y de Juanpi. Hubiera sido apoteósico.

Con colas en las taquillas y unos 1.500 espectadores dándole calor y color a la 'Bombonera', que recordó a la de los tiempos pasados que felizmente en esta ocasión sí que han vuelto, la puesta en escena de los de Juan Carlos Guillamón no pudo ser mejor. Jesús Izquierdo aprovechó un exceso de confianza de los visitantes para flitrar un estupendo pase hacia Josema, quien se plantó solo delante del meta Asier y le batió con la tranquilidad de un veterano. Lo que pasa es que Josema, de 22 años, debutó anoche en Primera. Y no le temblaron las piernas. Doble mérito, por tanto, el de este chico llegado a Cartagena desde el filial de ElPozo. Era el minuto 3 y unos segundos antes los árbitros habían anulado un tanto al local Asensio por no conceder una clara ley de la ventaja.

Los cartageneros volaban en los primeros minutos, mientras que los navarros no aparecían por la cancha del Central. Araça andaba y Dani Saldise huía del cuerpo a cuerpo. Dio el primer susto Víctor, con un zurdazo en el que se lució Raúl, que anoche demostró que es un portero de total garantías para la división de honor. Y tras una buena cabalgada de Rahali que acabó en nada, el conjunto navarro se desató en ataque. Raúl tuvo que hacer varias paradas colosales a remates de Rafa Usín y Víctor. El japonés Yoshikawa, solo en el segundo palo, falló a puerta vacía poco después. Y tanto fue el cántaro a la fuente que al final se rompió a 23 segundos del asueto.

El peaje del novato

Dani Blanco no siguió a Jesulito, cuyo centro al área fue mal rematado en primera instancia por Yoshikawa, pero tras tocar el balón en Raúl, el veteranísimo Eseverri, de 39 años, cazó el rechace y marcó el tanto del empate. Fue una lástima que los de Guillamón remaran tanto para acabar siendo empatados tan cerca del paso por los vestuarios. Cosas de la inexperiencia. Peajes que hay que pagar por ser un novato en la categoría.

Dolió más porque un minuto antes del 1-1, Jesús Izquierdo, de los mejores en el conjunto local, se sacó un latigazo que estrelló en la cruceta. El balón botó en la línea y salió hacia fuera como pudo hacerlo hacia dentro. Del 2-0 al 1-1. En un santiamén. Entre eso y dos faltas al borde del área horrorosamente sacadas por los cartageneros, Guillamón se fue enfadadísimo al vestuario, echando sapos y culebras por la boca. El técnico local, consciente del nivel del oponente al que su equipo se estaba enfrentando, no entendía cómo se podían desperdiciar ocasiones tan claras de un modo tan absurdo.

El caso es que los de Pamplona entraron mejor en el segundo acto, con un par de disparos muy potentes de Rafa Usín, quien empezó a liderar el ataque visitante. Siempre se encontró con buenas paradas de Raúl. Fue de menos a más el Plásticos Romero en el segundo periodo, en el que mostró virtudes hasta ahora desconocidas, lo que tranquiliza mucho al personal tras una pretemporada en la que los cartageneros rindieron muy por debajo de lo esperado.

Lo mejor de los locales fue su compromiso y su fiabilidad defensiva. Asensio, Enrique y Jesús Izquierdo fueron titanes a la hora de cerrar. Aún así, fueron un par de arreones de casta de Javi Matía, quien persiguió a Víctor durante 20 metros hasta que le quitó la pelota, los que sacaron del aturdimiento a los cartageneros. Tomó el relevo Juanpi, quien se echó el equipo a sus espaldas en el tramo final del partido. Faltó un poco más de Adeirton, el jugador brasileño que ha venido a marcar diferencias. Y Rahali y Saura solo dejaron algunos detalles puntuales. No obstante, cuando parecía que el Navarra tenía controlada la situación, se encontró con un Plásticos muy vigoroso. Usín disparó a la madera y los árbitros perdonaron la expulsión al visitante Dani Saldise. A falta de dos minutos, el Navarra buscó la victoria con Araça de portero-jugador. Pero no creó peligro y aceptó el empate.