La Verdad

Alejandro Valverde dedica a Scarponi su triunfo de ayer.
Alejandro Valverde dedica a Scarponi su triunfo de ayer. / EFE

Valverde reina en Lieja por cuarta vez

  • Emocionado, el murciano dedica la victoria en la clásica belga a su amigo Scarponi, atropellado el sábado

Alejandro Valverde (Movistar) ganó ayer por cuarta vez la Lieja-Bastoña-Lieja, la tercera y última clásica ciclista de las Ardenas, y se la dedicó con mucha emoción al italiano Michele Scarponi, fallecido el sábado mientras se entrenaba. «Esta victoria va dedicada a Michele Scarponi. Era muy amigo mío y ha sido una gran pena. Ayer (por el sábado) me quedé helado cuando me enteré de la noticia. Y no solo yo, sino también todo el equipo y toda la gente del ciclismo. Los premios de esta victoria irán íntegramente para su familia», dijo el corredor murciano entre lágrimas. Scarponi, vencedor del Giro de Italia en 2011, murió el día anterior tras haber sido arrollado por una camioneta cuando se entrenaba en bicicleta cerca de su domicilio en Filottrano (centro de Italia).

Valverde, que cumple mañana 37 años, la edad que tenía Scarponi, terminó por delante del irlandés Daniel Martin y del polaco Michal Kwiatkowski en la llegada a la meta de Ans tras un recorrido de 258 kilómetros. El murciano, que logró su cuarto triunfo tras haberlo hecho en 2006, 2008 y 2015, acabó una semana triunfal después de haberse llevado también la Flecha Valona el pasado miércoles. «Es una victoria histórica. La verdad es que ha sido una semana perfecta para nosotros, pero el triunfo hoy ha sido muy trabajado. Igual que hicimos el miércoles en la Flecha, hemos asumido el mando de la carrera desde el inicio», añadió Valverde.

Una escapada (Machado, De Clercq, Pérez, Rossetto, Debesay, Van der Lijke, Gate y Grellier) lanzada desde el séptimo kilómetro llegó a disfrutar de más de 13 minutos de ventaja en la ida hacia Bastoña. De regreso a Lieja, los escapados afrontaron la ascensión de la Redoute con más de cuatro minutos de ventaja cuando restaban 35 kilómetros hasta la meta. El francés Anthony Pérez abrió el camino a su compañero Stéphane Rossetto, solo en cabeza cuando quedaban 18 kilómetros. Un grupo de contraatacantes (Vuillermoz, Oomen, Wellens, Konrad, Kreuziger, Caruso, Woods y Villella) fue atrapado antes de la última subida, la de Saint-Nicolas, donde el colombiano Sergio Henao intentó aumentar la velocidad del pelotón.

Martin se rinde al mejor

En la ascensión, a menos de seis kilómetros de la línea, el italiano Davide Formolo intentó escaparse, pero no obtuvo una ventaja suficiente. Fue engullido en la cuesta hacia Ans, donde Martin atacó a falta de 750 metros de la llegada. Pero un Valverde vigilante se unió al irlandés en la última curva, a 250 metros, para imponerse al 'sprint'.

«El miércoles (Flecha Valona) cometí errores, pero esta vez hice la carrera perfecta. No es una frustración haber sido batido por un corredor mejor que yo», dijo Martin sobre Valverde.

«Estaba un poco lejos cuando se jugó (el 'sprint' final). Esperaba hacerlo mejor. Espero volver el año próximo para batir a Valverde», señaló Kwiatkowski.

Hombre más en forma del pelotón en este inicio de temporada, Valverde, que debutó como profesional en 2002, suma más de 100 victorias. Su única decepción ha sido no haber conquistado el maillot arcoíris de campeón del mundo, a pesar de sus muchos intentos. «Fue una obsesión en el pasado para mí, pero hoy no lo es. Todavía no he examinado al detalle la próxima edición (en Bergen, Noruega, en septiembre). Ahora me tomo las carreras de manera diferente», señaló el español.

Tras esta carrera se ha cerrado el calendario de las 'clásicas de primavera' en la que cuatro corredores se han repartido los primeros cuatro de los cinco 'monumentos' del ciclismo (falta el Giro de Lombardía que se disputa en otoño). El polaco Michal Kwiatkowski ganó la Milán-San Remo (4 de marzo) además de la Strade Bianche, el belga Philippe Gilbert se impuso en el Tour de Flandes (2 de abril) y en la Amstel Gold Race, su compatriota Greg van Avermaet venció en la París-Roubaix (9 de abril) y en otras cuatro pruebas y Valverde en la Lieja-Bastoña-Lieja de este domingo, además de la Flecha Valona el pasado miércoles.

Inicio de curso demoledor

El arranque de temporada de Alejandro Valverde está siendo demoledor. Es el corredor más en forma. Ganó la Vuelta a Murcia, la de Andalucía, en Cataluña y el País Vasco, además, el pasado miércoles ya se exhibió en la Flecha Valona, carrera que ganó por quinta vez, la cuarta consecutiva, un récord histórico que engrandece su leyenda en la clásica belga.

Balaverde, un fuera de serie sobre la bicicleta, se supera y agota calificativos. En el Muro de Huy, como ayer en Lieja, cumplió los pronósticos en una meta que solo conoce nombres españoles desde la victoria de Purito Rodríguez en 2012 y la aportación de Dani Moreno en 2013. Y lo hizo con la clase que le ha permitido superar con creces las 100 victorias como profesional. Sin duda alguna, el corredor de Las Lumbreras es el ciclista más en forma esta temporada.