La Verdad

A Valverde le cae encima la barrera de su urbanización

Valverde habla por teléfono en una imagen de archivo.
Valverde habla por teléfono en una imagen de archivo. / EFE
  • El corredor del Movistar, que sufrió un fuerte golpe en el pecho y en los brazos, no pudo asistir a la presentación de la Vuelta a España

«Me he dado un golpazo tremendo. La barrera de la urbanziación se ha bajado antes de que pasara y me ha dado de lleno en los brazos y en el pecho. He intentado entrenar pero solo he podido aguantar media hora por los dolores. Espero que con hielo y antiinflamatorios no vaya a más». Estas palabras de Alejandro Valverde se podían leer ayer en la página web del Movistar.

El ciclista murciano sufrió un accidente el miércoles. El de Las Lumbreras resultó lastimado al caer sobre él la barrera de acceso a la urbanización en la que reside, tal y como explicó él mismo.

Valverde, uno de los jefes de filas del Movistar tenía previsto acudir ayer a la presentación de la Vuelta a España, pero no pudo cumplir con ese compromiso fijado para a las 19 horas en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid. «Parece todo muscular, pero la verdad es que no me puedo ni mover. Me ha dado pena no poder ir a Madrid porque es un acto que me gusta y en el que casi siempre estoy, pero con el golpe que llevo lo más aconsejable era guardar reposo y evitar tantas horas de viaje y ajetreo. Donde sí espero estar es en Nîmes el día 19 de agosto. Aún no hemos definido todo mi calendario, pero la idea es, sin duda, estar en la Vuelta».

«Una carrera durísima»

Pese a no acudir a la cita madrileña, Alejandro ofreció su valoración sobre la prueba que arrancará el próximo 19 de agosto en Nîmes (Francia) y concluirá el 10 de septiembre en la madrileña Plaza de Cibeles.

«Me parece una Vuelta durísima. Es verdad que algunos dirán que se les ha ido la mano y que para los que vamos encima de la bici es un sufrimiento mayor, pero yo lo comparto porque al final lo que quiere el aficionado es espectáculo y con este recorrido, estoy seguro de que la carrera va a ser muy atractiva para el espectador. Habrá que llegar bien al principio porque esas tres llegadas tan explosivas van a hacer daño. Los puertos de la segunda semana los conozco bien y son de mucha entidad y además de mucha altitud, y eso se va a notar para acabar. Después de las etapas de Cantabria, tenemos el Angliru, que es durísimo. Está claro que es una Vuelta para escaladores. Ni para contrarrelojistas ni para sprinters, porque hay algunas etapas como la de Murcia, que aunque no acabe en alto, es de montaña igual. El hecho de que pase por casa la hace aún más especial para mí».