La Verdad

fotogalería

Bojan Dubljevic, ante Royce O'Neale. / Adrián Ruiz de Hierro (Efe)

copa del rey | cuartos

Dubljevic eleva al Valencia

  • El equipo 'taronja' cumple la lógica y, liderado por su estrella, regresa a las semifinales tres años después

Calzado técnico running y trail para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 80%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Sea cual sea tu estilo hay una chaqueta de piel para ti

Hasta 70%

Renueva tus básicos y luce piernas esta temporada

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Moda para hombre y mujer al mejor precio

Hasta 70%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

Lleva contigo a tus personajes favoritos

Las mejores marcas a los mejores precios

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Todo el menaje que necesitas al mejor precio!

Hasta 70%

Primeras marcas en menaje para el hogar

Hasta 70%

¡Moda chic y casual a precios increíbles!

Hasta 80%

El Valencia partía como claro favorito ante el vigente subcampeón de Copa y Bojan Dubljevic se encargó de elevar al equipo de Pedro Martínez para disputar las semifinales del torneo en Vitoria, tres años después de haberlo conseguido en Málaga y caer en ese cruce ante el Barça. El Valencia, señalado antes de su debut como serio candidato a clasificarse para la final de la presente edición, cumplió la lógica ante el Gran Canaria, sin dar opción a la sorpresa y con una insultante superioridad ante un rival mermado por los problemas físicos. Con Dubljevic desatado e imperial (22 puntos y 11 rebotes, para 32 de valoración), el Valencia pasó por encima del conjunto insular, al que no le llegó con el orgullo para dar algo de emoción a un duelo muy frío y desequilibrado desde el pitido inicial.

Consciente de que llegaba en mucho mejor momento que el subcampeón, no sólo física, sino también mentalmente, el Valencia quiso dar un golpe de autoridad desde el principio, para confirmar que este año está preparado para luchar por un título copero que sólo ha conquistado una vez, en 1998. Para que no quedasen dudas de su mentalidad y poderío, fue el propio Dubljevic quien se encargó de abrir la primera brecha (7-0), con un primer parcial protagonizado por la exclusiva anotación de su estrella y, a partir de ahí, ya todo fue rodado para el Valencia.

Hasta 21 puntos de ventaja llegó a alcanzar el equipo 'taronja' en el tercer cuarto (57-36), después de que la diferencia entre ambos rivales no dejase de aumentar, jalonada también desde la larga distancia, faceta en la que se estrelló un Gran Canaria (5 de 18 triples) al que intentó levantar desde la dirección Albert Oliver al principio del último cuarto (64-56). Sin embargo, cuando el finalista de la pasada edición se acercó, más por casta que por juego y solidez, el Valencia volvió a ponerse duro en defensa y a escaparse, con bombardeos que acabaron con la moral de la tropa insular. El Valencia mantuvo una enorme regularidad e intensidad, ratificada en la lucha por el rebote (39 capturas frente a 27), mientras el Gran Canaria se vio incapaz de frenar a Dubljevic, y no sólo en la pintura (a sus cinco rechaces ofensivos el balcánico sumó dos triples).

El potencial de Dubljevic quedó claramente reflejado en un primer tiempo en el que, entre él (15 puntos entonces) y Oriola (10 al descanso) se encargaron de golpear con fuerza y sin piedad a un rival al que sólo mantuvo en principio, y a muy duras penas, McCalebb. El Valencia ya había hecho su trabajo, su gran trabajo, en la primera mitad, y en la reanudación le bastó con mantener el nivel y no confiarse, encabezado por los recursos y la mano de un pívot verdaderamente dominante.