La Verdad

BALONCESTO

La Copa del Rey se rompe en Vitoria a favor del Real Madrid

  • Con un cuarto título consecutivo, los blancos igualarían una plusmarca ajena de 1981 y propia de 1973

La Copa del Rey que se disputará desde hoy y hasta el domingo en Vitoria aparece fragmentada y, a priori, de nuevo favorable al Real Madrid, al que se le presenta la oportunidad de conquistar un cuarto título consecutivo en el torneo del KO, para igualar una plusmarca ajena de hace 36 años y propia de hace 44. El Real Madrid y el Barcelona marchan una vez más por distintas partes del cuadro, al igual que dos grandes alternativas a proclamarse campeones, el Baskonia y el Valencia, con opciones de cruzarse en las semifinales con los dos principales dominadores del torneo, que acuden a la competición más intensa y apasionante en un estado anímico contrapuesto y dinámicas muy diferentes.

El Madrid, pese a haber perdido en la última jornada de la Liga Endesa ante el Unicaja en Málaga, como líder de la ACB y de la Euroliga y con todos sus jugadores disponibles y dispuestos a firmar otra gesta inédita, ya que nunca en la historia de la Copa con fases finales un equipo ha ganado cuatro trofeos consecutivos -tampoco tres, los que lograron los blancos el pasado año en La Coruña-, mientras que el Barça acude hundido a la capital alavesa. Pese a su triunfo lógico el domingo en la Liga frente al Manresa, los azulgrana repiten en el ciudad en la que levantaron su última Copa hace cuatro años prácticamente eliminados en la Euroliga, en un ambiente enrarecido con multas a la plantilla por bajo rendimiento -incluido el técnico, Georgios Bartzokas-, y sin Juan Carlos Navarro (seis veces campeón de Copa), operado este miércoles de una apendicitis aguda, por lo que deberá estar un mes de baja.

El Barcelona pierde por tanto a su capitán y jugador más experto en la Copa en momento tan decisivo, y su ausencia se suma a las de Pau Ribas y Shane Lawal y probablemente también a las de Justin Doellman, Brad Oleson y Alex Renfroe. Por tanto, la situación se le complica aún más al conjunto catalán para afrontar un torneo que, ya antes de comenzar, está teñido de blanco, con la suerte que sonrió al Real Madrid en el sorteo -este jueves su rival será el Andorra- y, en caso de cumplir la lógica, el día más de descanso que tendrá respecto a quienes disputarán las eliminatorias de cuartos, el viernes,por el otro lado: Valencia-Gran Canaria y Barcelona-Unicaja. El Baskonia será el encargado de abrir este jueves la Copa, contra la revelación de la temporada, el Tenerife, y si el equipo vitoriano supera su eliminatoria, también dispondrá de jornada libre.

La maldición del anfitrión

En la Copa marcada también por la maldición del anfitrión, ya que desde 2002 no conquista el título quien alberga el torneo, y precisamente fue el Baskonia en su casa hace ya tres lustros, quien está más exigido es sin embargo el Real Madrid. Al equipo de Pablo Laso se le plantea, una edición más, el mayor reto, para continuar con su trayectoria hegemónica en el baloncesto español y en esta ocasión intenta alcanzar al Barça que enlazó cuatro títulos coperos en 1981 -llegaría hasta los seis-, y al propio equipo blanco que en 1973 también llegó a los cuatro, para firmar también después la media docena de forma consecutiva. Eran otras épocas, con la Copa a partido único y casi siempre los mismos contendientes para los dos colosos que acumulan ya 48 títulos (25 el Madrid y 23 el Barça) y que en la edición de Vitoria 2017 ven amenazado su camino en distintas eliminatorias. Los blancos, en unas previsibles semifinales contra el Baskonia, el no cabeza de serie más temido, y los azulgrana, ya en cuartos, contra el Unicaja, antes de que el ganador de este duelo se empareje con el vencedor del Valencia-Gran Canaria.

Real Madrid y Barcelona han luchado ya por la Copa en el partido decisivo en cinco de las siete últimas ediciones, y este año también será posible una final entre ambos, aunque parece menos factible que nunca, dado el momento que atraviesan los culés.