Denuncian que la turbiedad del Mar Menor se ha cuadriplicado desde finales de junio

Aguas turbias y plagadas de algas en la orilla de la playa de Santiago de la Ribera./Pablo Sánchez / AGM
Aguas turbias y plagadas de algas en la orilla de la playa de Santiago de la Ribera. / Pablo Sánchez / AGM

La Plataforma por el Mar Menor y la Asociación de Vecinos Mar de Cristal también afirman que se han sextuplicado los niveles de clorofila por la concentración de microalgas verdes

EFEMurcia

La Plataforma por el Mar Menor y la Asociación de Vecinos Mar de Cristal denunció este domingo que la calidad del agua de la laguna salada se deterioró al cuadruplicarse su turbiedad desde el 21 de junio y sextuplicarse la clorofila por la concentración de microalgas verdes desde el 24 de mayo.

En un comunicado, la plataforma basa su denuncia en datos oficiales ofrecidos por la administración autonómica en la web canalmarmenor.es.

La nota fue remitida a los medios de comunicación para defender la actuación de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS), que durante los últimos días trata de hallar el origen de vertidos demostrados de salmueras procedentes de la desalobración de aguas en las ramblas del Albujón y la Señora, en el Campo de Cartagena.

La confederación dice actuar en virtud de la Ley de Aguas para identificar a los responsables de los vertidos y evitar que se sigan produciendo afecciones a los cauces y las aguas subterráneas, mientras que las organizaciones agrarias muestran su indignación por estas actuaciones de control al sentirse perseguidas y criminalizadas.

La plataforma indica que «lo que está haciendo este organismo del Estado no es otra cosa que cumplir la ley, aunque sea con retraso», mientras que el Gobierno autonómico, «como suele hacer, ignora este asunto capital y prefiere gastar millones de euros en publicitar lo bien que está la laguna, aunque la realidad sea otra».

«Se prohíben vertidos a los cauces públicos, extracciones de aguas subterráneas e instalación de máquinas desalobradoras sin permiso, por lo que, pese a las quejas de los agricultores, la CHS se limita a cumplir la función que le encomienda el ordenamiento jurídico: inspeccionar y, en su caso, sancionar las infracciones que afecten al dominio público hidráulico», concluye la plataforma al denunciar los «ataques verbales que está sufriendo» el organismo de cuenca de «algunos representantes» de los regantes.

Fotos

Vídeos