Delincuente, escóndete bajo tierra

Un equipo de 'La Verdad' viaja a bordo de la Unidad de Vigilancia y Control (Uvico), una furgoneta que incorpora la tecnología punta necesaria para luchar contra la delincuencia

Raúl Hernández
RAÚL HERNÁNDEZ

No hay nada que frustre más a alguien que ha dedicado su vida a luchar contra la inseguridad y el crimen que un delincuente se salga con la suya. Y más cuando los motivos no son humanos sino materiales. Esto es lo que le contaban policías y guardias civiles a Carlos Peñalver, jefe de Servicio de una empresa de seguridad, ligado a este mundo desde hace más de 25 años y con varias menciones honoríficas por colaborar con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Desde aquellas conversaciones de impotencia hace seis años por la falta de recursos, el experto en seguridad comenzó a idear el vehículo perfecto que integrará la tecnología más avanzada para dar caza a los delincuentes. «Para ello he acudido a empresas canadienses, estadounidenses, alemanas...he buscado lo mejor del mercado». Y así nació Uvico (Unidad de Vigilancia y Control), una furgoneta con dispositivos de la más alta calidad ensamblados en una nave de un polígono de La Unión capaz de localizar lo ilocalizable.

¿Y qué sistemas están acoplados en esta 'caza delincuentes'? Ir a bordo de este vehículo es acercarse a la ciencia ficción. Tal y como haría el profesor 'Q', de la división de investigación y desarrollo del Servicio Secreto Británico (MI6) en las películas de James Bond, Peñalver inició un estudio detallado de los delitos más comunes y en qué condiciones se daban para combatirlos con los mejores artefactos que existen y acoplarlos en el prototipo.

De sus informes observó que un alto porcentaje de fechorías se producen al amparo de la noche. Por eso el invento debía ver en la más absoluta oscuridad.

La solución estaba cantada: engranar cámaras de visión térmica al vehículo. Una de ellas de conducción, acoplada a los parasoles, para acercarse al objetivo sin ser detectado. Otra de largo alcance, que permite hacer barridos de hasta un kilómetro de distancia. Y una tercera integrada en un dron situado en el maletero. La aeronave es la joya de la unidad es el dispositivo mimado, único en su especie, ya que se pone en acción en cuestión de segundos. Ya en vuelo, su cámara de alta resolución y la térmica proporcionan al interior de la unidad toda la visión desde el cielo, pudiendo realizar rastreos de diez kilómetros cuadrados en 20 minutos sin bajar del vehículo. Otra de sus funciones, que incrementa la eficacia en el patrullaje, es la de actuar como una especie de rémora, siguiendo a la furgoneta desde el aire.

«Un agente que cubre el Campo de Cartagena me contaba que muchas veces llegaba abatido a casa después de perseguir a bandas de ladrones en campo abierto de noche, ya que con solo esconderse tras un seto les era imposible verlos, aún estando al lado de ellos. Con UVYCO eso ya es imposible que ocurra», relata el inventor.

La unidad debía además controlar qué y quién se cruzaba en su camino. Para ello cuenta con la ayuda de un dispositivo que es capaz de capturar unas cinco mil matrículas en un minuto. Esto, unido al geolocalizador que rastrea la ubicación de cualquier vehículo, permite que su localización en caso de sustracción esté casi asegurada.

La identificación de los criminales también es uno de sus logros. Ese trabajo lo lleva a cabo un potente ordenador que transmite imágenes de capturas faciales y de huellas digitales en cuestión de segundos para verificar si un sospechoso está fichado o si está en busca y captura.

El proyecto ya se ha presentado a efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado es una versión prototipo. Ya existe interés en su adquisición, tanto en los servicios de emergencias con los que podría colaborar en búsqueda de desaparecidos o incendios como en fuerzas policiales. Su desarrollo y puesta en la calle es cuestión de meses.

«Yo me lo pensaría dos veces si fuese un delincuente a la hora de cometer un delito, porque con UVYCO pisando el terreno, solo bajo tierra podría estar a salvo», concluye el experto en seguridad.

Fotos

Vídeos