La Delegación niega que hubiera carga policial en el desalojo de los manifestantes

Un cordón policial corta el paso, la noche del jueves, a los manifestantes que pretendían volver a cortar las vías. / Edu Botella / AGM

La institución afirma que no se usó la violencia, en contra de lo denunciado por la Plataforma Pro Soterramiento y señala que «uno de los concentrados lanzó una piedra contra los agentes» cuando intentaban «dejar el paso a nivel libre»

LA VERDADMurcia

La Delegación del Gobierno de Murcia manifestó, a través de un comunicado de prensa, que el dispositivo policial que actuó en el desalojo de las vías la pasada noche "se desarrolló con absoluta normalidad, sin realizar carga policial alguna ni emplear la violencia" contra los manifestantes que habían invadido el paso a nivel de Santiago el Mayor e interrumpido el tráfico ferroviario, en contra de lo que denunció en la noche del jueves la Plataforma Pro Soterramiento.

Según la Delegación, sobre las 21.30 horas algunos manifestantes empezaron a sentarse sobre las vías, "momento en el que los agentes procedieron a desalojarlos y a ubicarlos detrás del cordón policial para dejar el paso a nivel libre". Según el comunicado oficial, en ese momento uno de los manifestantes, "identificado y conocido de la Brigada Provincial de Información", lanzó una piedra contra los agentes. El dispositivo se retiró tras restablecer el tráfico ferroviario, cuando los últimos concentrados abandonaban el lugar., informan fuentes oficiales.

La delegación del Gobierno afirma reconocer, proteger y defender el derecho de manifestación de la Plataforma Pro Soterramiento, "especialmente en todas aquellas concentraciones que son comunicadas en tiempo y forma, algo que no ha sucedido estos tres últimos días, en los que ciertas actitudes han comprometido seriamente su propia seguridad y la de los usuarios de los trenes".

El comunicado de la Delegación apela a la responsabilidad por parte de la institución y de la Policía Nacional de garantizar la seguridad de los ciudadanos, "y especialmente, la de esos niños a los que también hemos visto durante estos días ocupar las vías del tren". Asimismo, apela a la responsabilidad de los que enturbian y perjudican la reivindicación, y denuncia los "actos intolerables de sabotaje", como la quema de maquinaria o la colocación de piedras y cemento en las vías, "circunstancia que podía haber derivado, si no hubiera sido detectada oportunamente por los técnicos, en una tragedia de descomunales proporciones".

La Delegación del Gobierno recuerda además su obligación de defender los derechos de los viajeros, "sistemáticamente vulnerados cuando se cortan las vías".

Fotos

Vídeos