El Defensor del Paciente achaca 22 fallecimientos en la Región a supuestas negligencias médicas

Intervención quirúrgica en un hospital. /Vicente Vicéns/ AGM
Intervención quirúrgica en un hospital. / Vicente Vicéns/ AGM

Los pacientes presentan 460 reclamaciones en 2017, la mayoría por las listas de espera, cirugías y los servicios de Urgencias

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍAMurcia

Ambos acudieron a Urgencias con dolores de cintura para arriba, que en ocasiones les recorrían un brazo y les llegaban a la mandíbula, pero recibieron el alta sin que se les practicase un análisis encimático, un electrocardiograma y una radiografía del tórax. Horas después murieron en sus domicilios. Se trata solo de dos ejemplos de los 22 fallecimientos ocurridos el año pasado tras ser atendidos en hospitales y centros de salud de la Región y que la Asociación Defensor del Paciente atribuye a supuestas negligencias. La memoria de 2017 recoge que en los centros sanitarios murcianos se produjeron el 2,81% de las 781 muertes ocurridas en toda España.

«Ante una sintomatología típica de infarto no se pusieron en marcha las pruebas del protocolo de emergencias», denuncia el letrado de la asociación en Murcia, Ignacio Martínez. El abogado estudia llevar esas dos muertes por infartos supuestamente no diagnosticados a los tribunales.

Denuncias al detalle

Hospitales Santa Lucía y Rosell (Cartagena)
21,30% de las quejas.
La Arrixaca (Murcia)
18,69%.
Morales Meseguer (Murcia)
13,26%.
Rafael Méndez (Lorca)
9,34%.
Reina Sofía (Murcia)
8,69%.
Resto de hospitales
15,66%.
Centros de salud
8,26%.
Teléfono 112
4,5%.
Especialidades y servicios más denunciados
Listas de espera (14,56%), cirugía general (13,47%), Urgencias (11,95%), Traumatología (10,65%), Ginecología y Obstetricia (9,56%) y resto de especialidades (39,78%).

Carmen Flores, presidenta del Defensor del Paciente, en conversación telefónica desde Madrid con 'La Verdad', tras la presentación de la memoria, reclamó la necesidad de realizar en España «una auditoría de las negligencias sanitarias, como se hace en Estados Unidos y en Francia». Flores aseguró que las 13.983 reclamaciones registradas en todo el país evidencian que «vamos camino de privatizar la sanidad». En la Región, la memoria refleja un descenso en las denuncias de los pacientes, al pasar de las 471 de 2016 a 460 en 2017. No obstante, la mayoría de casos son sangrantes, tal y como relata el letrado Ignacio Martínez, que defenderá los intereses de unos padres que vieron cómo su hijo, después de una extirpación de las muelas del juicio, tuvo que ser sometido a una traqueotomía y acabó en silla de ruedas.

«El juicio se celebrará en junio; se demandó a la aseguradora del Servicio Murciano de Salud por negligencia». El paciente es discapacitado intelectual y su dentista lo derivó a Maxilofacial del Reina Sofía para quitarle las muelas, solicitando sedación consciente, ya que «temía que se pudiera mover durante la intervención». En el hospital le pusieron anestesia general y al acabar y desentubarlo no respiraba. «Entonces le volvieron a entubar y le rompieron la tráquea». Sufrió una hipoxia y pasó meses en la UCI. «Ahora se alimenta por una sonda y respira por un tubo; ha acabado casi vegetal», lamenta Martínez.

La memoria también refleja que entre 2016 y 2017 ha habido un cambio en el liderato del 'ranking' de hospitales con más reclamaciones: el complejo hospitalario de Cartagena (Santa Lucía y El Rosell) ha desbancado del primer puesto a La Arrixaca de Murcia, que pasa al segundo. El tercero es el Morales Meseguer.

Retraso en las mamografías

En las especialidades con más denuncias también se ha producido un cambio. En 2016 la cirugía general lideraba el 'top' de reclamaciones y ahora está en segunda posición, en la mayor parte de los casos «por cirugías abdominales, que derivan en peritonitis». Las listas de espera ostentan el primer puesto de 2017, a pesar de que los plazos para ser intervenido se han reducido de 127 a 101 días. La lista de espera del SMS se ha rebajado de 30.400 pacientes a 26.000, pero la memoria alerta de que en los hospitales de Cartagena, Lorca y Cieza se «soportan esperas deleznables».

Para la asociación, un plazo «razonable» para ser intervenido son los 50 días del País Vasco. El documento también advierte de que en la Región hay «un aumento de reclamaciones» por retrasos en pruebas de mamografía y «quejas de algunos pacientes de La Arrixaca a los que se les 'amenazó' con sacar de la lista si no se operaban en la privada». Carmen Flores denuncia que hay mujeres que «han sufrido metástasis mientras esperaban su diagnóstico».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos