Daniel Guirado: «No perdemos científicos, perdemos ciudadanos críticos»

Daniel Guirado./
Daniel Guirado.

El 'científico trovador' participa mañana en el congreso educativo Proyecto Aula (Paula) de 'La Verdad'

Fuensanta Carreres
FUENSANTA CARRERESMurcia

Científico en el Instituto de Astrofísica de Granada, pero también trovador, músico, entusiasta de los bares como laboratorio y comprometido con la divulgación científica. Daniel Guirado, el 'científico trovador', participa mañana en las jornadas educativas Proyecto Aula (Paula) en el aula de la Fundación Caja Mediterráneo (las inscripciones siguen abiertas en 'eventos.laverdad.es/paula/'), donde hablará de ciencia, valores, música pero, sobre todo, de la necesidad de formar ciudadanos con espíritu crítico. El sábado (18 horas) ofrecerá una sesión de 'Ciencia en el Bar' en el local Zalacaín de Murcia.

-La curiosidad innata de los niños por descubrir, investigar, saber más, ¿se desvanece con la edad o la matamos con el sistema educativo actual?

-El único trabajo en el que tendríamos que centrarnos es no estropear lo que ya traen de serie los alumnos con una formación reglada y ajustada a las directrices del BOE, aunque admito que es muy complicado si tienes 30 niños en clase. Desperdiciamos la oportunidad y se desenganchan de la curiosidad creativa, pero lo peor no es que perdamos futuros científicos, es que perdemos ciudadanos con espíritu crítico y mente científica.

-Los escolares no tocan, no manipulan ni se hacen preguntas...

-A todos nos gustan las explosiones, el fuego, los cambios de color. La clave para despertar la curiosidad de cualquiera es primero tocar, ver y luego argumentar una respuesta y comprender. El orden debería ser ese, que es el que se aplica en el método científico. Nos ha ocurrido ya con la enseñanza de idiomas, después de años centrándonos en la gramática, nos dimos cuenta de que es importante comunicarse.

-¿Tiene sentido hoy centrar el esfuerzo en aprender la tabla periódica o completar fichas y fichas de operaciones?

-Le dedicamos demasiado tiempo, y no tiene sentido porque tenemos un acceso inmediato a toda la información del que antes no disfrutábamos. Todos llevamos un aparato de 500 euros en el bolsillo que nos permite buscar esa información, yo cuando necesito consultar algo ni siquiera lo hago en mis apuntes, lo hago en Wikipedia. Deberíamos aplicar el método científico: primero crear la curiosidad, plantear la pregunta y, después, argumentar la respuesta y comprender. La meta es crear ciudadanos con espíritu crítica y capaces de discernir con criterio. Vale para todo, a los niños les enseño a averiguar si la información que ven en YouTube es fiable o no, comprobando las fuentes, si está contrastada, si hay faltas que ellos mismos puedan detectar...

-Muy útil en plena era de la posverdad...

-Es básico, aplicar los mismos criterios que sigue un periódico riguroso, averiguar, contrastar, cribar... al final no deja de ser un método científico que vale para cualquier materia.

-Para los adultos, enseña ciencia en los bares. ¿Aprenden?

-El bar es un laboratorio donde se puede enseñar toda la física y la química, mecánica cuántica y relatividad incluidas, y sin necesidad de aportar ningún elemento que no esté allí. En un bar ocurren muchos procesos físicos y químicos que no están a la vista en un aula, es un laboratorio completísimo: la cocina, la bombona de carbónico que da espuma a la cerveza, el chorizo al infierno... Un laboratorio profesional es más sofisticado pero más específico, abarca menos temas. En los bares, la ciencia vuelve además a su origen, que no es otro que el bolsillo de los ciudadanos que la financian.

-La demanda de plazas de grados científicos y técnicos cae, a pesar de que todos los expertos insisten en que el futuro laboral es suyo....

-Los matemáticos y físicos son hoy muy reclamados en economía, claves para la industria en pleno 'big data'. Yo no creo que haya gente de letras y gente de ciencias; hay gente más investigadora y gente más conformista, pero en química y en humanidades.

Fotos

Vídeos