El curso arrancará con 20 aulas más para rebajar la ratio de alumnos por maestro

Adela Martínez-Cachá, Noelia Arroyo y Javier Celdrán, al inicio de la rueda de prensa./G. Carrión / AGM
Adela Martínez-Cachá, Noelia Arroyo y Javier Celdrán, al inicio de la rueda de prensa. / G. Carrión / AGM

La Consejería no concreta en cambio cuándo reducirá el tope legal de escolares por unidad, ampliado en plena crisis

Fuensanta Carreres
FUENSANTA CARRERESMurcia

Los profesores de Educación Infantil y Primaria aligerarán levemente la presión soportada en los últimos años por tener que atender a más alumnos de lo razonable el próximo curso. La creación de 33 aulas nuevas y el cierre de solo 13, menos que en los últimos años, provocará el descenso de la ratio media, hasta 22,9 alumnos por maestro, una proporción que empieza a aproximarse a los niveles previos a la crisis.

La reducción, sin embargo, no es definitiva. Los topes que establece la ley siguen marcados por el decreto de recortes que aprobó el exministro Wert, y que elevó en 2012 el límite hasta los 30 escolares por aula. Aunque las aulas murcianas no han llegado a esa cifra, el reparto de escolares sí provoca que sean decenas los docentes que atienden a 26 y 27 escolares, incluso el próximo curso, ya que el encaje no es homogéneo. En colegios rurales de zonas con poca densidad de población, como las pedanías altas del Noroeste, la ratio es muy baja, con diez alumnos por clase. En el otro extremo, en las áreas metropolitanas de Murcia, Cartagena y Lorca, la presión alcanza los 26 escolares por maestro en los centros más demandados.

La consejera de Educación, Adela Martínez-Cachá, no tiene aún claro cuándo rebajará los topes máximos por ley de forma definitiva, pero ayer insistió en su voluntad de encarar ese descenso, que los profesores y maestros llevan ya años reclamando porque, insisten, les resulta muy complicado ofrecer atención personalizada a los escolares que la necesitan con esas ratios.

La media no llega al límite porque la equilibran los centros con pocos escolaresEl 92% de las familias han logrado plaza en el colegio solicitado en primera opción

Con los ajustes realizados durante el proceso de admisión de este año, la ratio media quedará, pues, para el próximo curso casi un punto por debajo de la actual: de 23,7 escolares por aula a 22,9. En los momentos más ajustados de la crisis, en el curso 2013-2014, rozó los 25 estudiantes por maestro. En ese año académico, 122 colegios aumentaron las ratios en uno o dos alumnos. Es decir, pasaron de los 25 alumnos, que era el tope hasta ese año, hasta los 26 y 27.

Así quedan los Centros de la Región el próximo curso

La rebaja prevista para el curso que arrancará en septiembre es el resultado de la combinación de varias cifras: por un lado, la demanda de plazas de Infantil ha caído, con 224 solicitudes menos que el pasado curso, lastrada por el descenso de la natalidad y el retorno de miles de extranjeros a sus países de origen. A ello se suman las 33 aulas nuevas que la Consejería de Educación ha decidido abrir para atender a la demanda en esos colegios, y que suponen la creación de 500 nuevos puestos escolares. En cambio, se cerrarán 13 en otros tantos centros donde las solicitudes han sido escasas o al menos no las suficientes para generar una unidad nueva. En algunos de esos casos el ajuste se ha resuelto fusionando clases de edades y niveles distintos (3 y 4 años), lo que ha generado el malestar de las familias afectadas, que temen que las aulas mixtas repercutan en la calidad de la enseñanza que reciben sus hijos. El cierre de esas unidades en los 13 colegios recortados, insistió ayer la titular de Educación tras el Consejo de Gobierno, no es definitivo: «El objetivo es optimizar y gestionar los recursos públicos y ampliar las unidades en aquellos centros que cuentan con una mayor demanda. El compromiso pasa por volver a ofertar las unidades en cursos posteriores en los centros en las que dejan de ofertarse, cuando vuelva a aumentar la demanda de escolarización», aseguró.

Descontento de los docentes

La consejera, que no ofreció datos sobre las ratios en Secundaria y Bachillerato porque el proceso de admisión está menos avanzado en esas etapas, resaltó que el «esfuerzo en la reducción del número de alumnos por aula busca mejorar la calidad de la enseñanza, apostando por una docencia más individualizada, que repercuta en la disminución del fracaso escolar».

No contenta a los docentes el descenso de la ratio media para el próximo curso, ya que consideran que se trata de un ajuste puntual, y ayer insistieron en exigir la rebaja del tope permitido por ley. Desde 2012, la ley permite que se amplíe hasta 30 el número de alumnos por aula, lo que, sumado a la caída de la natalidad, ha ido provocando en los últimos cursos el cierre progresivo de unidades en los centros con menos demanda.

Los sindicatos insistieron en que la tendencia a la baja en el censo escolar -las previsiones del Instituto Nacional de Estadística prevén un descenso acumulado del 12% de los alumnos de Infantil en diez años- debería ser aprovechada para aplicar una rebaja drástica de las ratios, hasta un máximo de 20 alumnos por maestro en Infantil (de 3 a 6 años de edad) y 25 en Primaria (de 6 a 12 años). «La planificación de cara al futuro debe hacerse con esos parámetros, lo contrario supondrá el cierre de aulas y el despido de docentes», reclamó el presidente de la Junta de Personal Docente, Diego Fernández.

La consejera de Educación desglosó, también ayer, las cifras del proceso de admisión de alumnos en Infantil y Primaria, que este año se ha gestionado por primera vez sin tener en cuenta el lugar de residencia del alumno. Según sus datos, el 92,1% de los escolares que inician su vida académica el próximo curso han logrado plaza en el centro que sus padres marcaron en primera opción. Para ese nivel se han registrado un total de 17.161 plazas escolares.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos