La Verdad

18 series para no perderse en el estreno de HBO España

18 series para no perderse en el estreno de HBO España
  • La cadena y productora de televisión norteamericana desembarca para competir con Netflix y Movistar+

La cadena que cambió la forma de hacer televisión ya opera en nuestro país. A rebufo de Netflix, HBO España ha lanzado este lunes su servicio de vídeo bajo demanda a un ajustado precio de 7,99 euros al mes y arropada por una alianza estratégica con Vodafone que pretende ponérselo fácil a los indecisos.

Su catálogo no resulta extraño para el público español. La HBO lleva décadas apostando por las superproducciones televisivas y algunas de sus creaciones más aclamadas han sido licenciadas con anterioridad a otras plataformas, como Movistar+. La llegada de su servicio de 'streaming' ofrece, sin embargo, un intimidante catálogo compuesto por más de un centenar de series, a destacar las de producción propia. Si te sientes intimidado ante este 'buffet' de contenidos, hemos elaborado una guía de recomendaciones compuesta por algunos de los títulos que consideramos más destacables.

'Juego de Tronos'

La joya de la corona. La serie basada en las novelas de George R.R. Martin ha terminado sobrepasando a su propio autor original y la próxima temporada, que se estrenará el año que viene, seguirá llevando la trama hacia donde los libros aún no han llegado. HBO España permitirá seguir los nuevos capítulos con puntualidad, y sin duda el número de suscriptores se multiplicará como "caminantes blancos" cuando se produzca el estreno, pero la plataforma también ofrece una buena oportunidad para ponerse al día y descubrir o revisionar las seis temporadas anteriores. Si crees que las historias de dragones y espadachines son para adolescentes amantes de la fantasía, puede que esta épica producción te haga cambiar de idea.

'Los Soprano'

Durante años, HBO y Soprano fueron casi términos sinónimos, dado el nivel de identificación entre la cadena y el producto. Poco más queda por decir de las virtudes de una serie que ha sido aclamada como la mayor obra maestra de ficción que ha dado la televisión. La fórmula parece más simple de lo que es: brutalidad frente a costumbrismo; realidad y cotidianeidad en un ambiente que parece cualquier cosa menos ordinario, y todo ello agitado con una gran dosis verosimilitud. Un antihéroe, carismático como pocos a la vez que censurable, una galería de personajes desquiciados y un retrato de parte de la sociedad americana dentro de un contexto criminal son el hilo conductor de una serie que no parece de fácil consumo en un primer momento, pero acabar por ofrecer inmensas satisfacciones.

'The Strain'

La carrera de Guillermo del Toro es inescrutable. Tras intentar sin éxito crear una serie de temática vampírica, el director mexicano decidió plasmar su idea en una trilogía de novelas coescrita junto a Chuck Hogan. Por caprichos del destino, su éxito atrajo la atención de FX y finalmente ha podido llegar a la televisión. Fieles al imaginario retorcido de Del Toro, los vampiros de 'The Strain' tienen poco que ver con los amanerados chupasangres de 'Crepúsculo' o 'Entrevista con el vampiro'. Mucho más cercanos a la seminal 'Nosferatu', su representación en la serie es terrorífica y supone un agradecido giro de tuerca a este mito universal. 'The Strain' consigue que los vampiros vuelvan a dar miedo y no es poco mérito después de perder la dignidad a manos de ciertas producciones recientes.

'The Wire', 'Treme' y 'Show me a Hero'

«¡Que se joda el espectador medio!». Con esta frase resume David Simon su filosofía de trabajo. Sus creaciones no están destinadas a todos los públicos, pero rebosan rigor, verdad, conciencia social y sobre todo, calidad por los cuatro costados. Simon, periodista de sucesos en Baltimore en su día, aprovechó sus años de trabajo de calle para tomarle el pulso a su ciudad y trazar una toda una historia de amor-odio sobre esta urbe en 'The Wire'. El creador aprovecha una historia policíaca, en la línea del mejor cine negro, para denunciar a través de cinco temporadas los grandes problemas de esta sociedad: el tráfico de drogas, la segregación racial y el clasismo, la corrupción política y sindical, un sistema educativo desigual y el papel de los medios de comunicación, no exento de malas prácticas.

Simon decidió, con matices, dar un enfoque diferente a la fórmula en 'Treme'. Apasionado del jazz y el blues, el autor quiso hacer una radiografía a la cuna de esta música en EE UU, Nueva Orleans, pero en este caso en una situación muy concreta: la de la devastación causada tras el paso del Huracán Katrina. Simon descubre las dificultades a las que se enfrenta esta comunidad, olvidada por las instituciones, para superar tal trauma y cómo, aún entre los escombros, es posible mantener el optimismo y el ambiente festivo que la música y los artistas transmiten a esta ciudad.

La tercera pata del banco en 'Show me a Hero', en la que su particular forma de concebir la ficción a una pequeña ciudad de Nueva York, Yonkers, solo que en esa ocasión acude a una historia real, con nombres y apellidos, para volver a poner sobre la mesa problemas sociales con cierta universalidad en el mundo occidental. Nick Wasicsko, el joven alcalde de dicha ciudad, se deberá enfrentar a una orden judicial que le obliga a construir un grupo de viviendas para familias sin recursos en los barrios blancos y que dividirá a la ciudad. El conflicto, desgranado a través de los seis capítulos de esta miniserie, plasman los prejuicios y egoísmos de una población y una clase política reacia a hacer sacrificios en busca del interés general.

'Carnivàle'

La historia de la televisión está llena de injusticias y el prematuro final de 'Carnivàle' es uno de los más lamentables. Esta fascinante historia sobre el bien y el mal podría haber funcionado muy bien en el panorama digital actual, pero en 2003 se topó con un público que no supo apreciar su oscuridad y su ambigüedad moral. Tras dos brillantes temporadas, la HBO terminó cancelándola debido a los elevados costes de producción y sus audiencias discretas. Su incorporación al catálogo de HBO España supone una oportunidad estupenda para disfrutar de una serie a reivindicar. Sus guiones, ambientados en la Gran Depresión y con un circo de 'freaks' como elenco protagonista, no han perdido ni un ápice de impacto después de más de una década.

'The Leftovers'

Quizá el producto más atípico que ha generado HBO, gracias a la mano de Damon Lindeloft, guionista de 'Lost'. El punto de partida es desconcertante: el 2% de la población mundial desaparece en un momento determinado, sin dejar ni rastro. Podría parecer que la historia se encaminaría a encontrar un sentido a este fenómeno. Nada más lejos de la realidad. Lindeloft y Tom Perrotta, su otro creador, se plantean como puede una sociedad, en general, y cada individuo, en particular, encajar un suceso de tal magnitud con el que no queda otra que convivir. Familias destrozadas, el papel de la religión para asumir las circunstancias y su conflicto con otras creencias y sectas que intentan dar un sentido a tal locura; curanderos y charlatanes que intentan sacar tajo al asunto y autoridades desconcertadas ante este 'maremagnum' forman parte de esta histeria colectiva, poderosamente adictiva.

'Preacher'

Tras dar tumbos durante años por los despachos de Hollywood, finalmente ha sido en la pequeña pantalla donde podemos disfrutar de la adaptación del cómic 'Predicador', de Garth Ennis y Steve Dillon. Aunque difícilmente puede hacerle justicia a la obra original, de un tono tan salvaje e irreverente que movilizaría a turbas con antorchas y pancartas, conserva buena parte de su extravagancia y humor negro. 'Preacher' es un drama sobrenatural con toques de 'western' donde un predicador con un poder de convicción divino tendrá que recorrer un camino sangriento junto a su exnovia, una mujer de armas tomar, y su mejor amigo: un vampiro irlandés alcohólico y malhablado. No apta para espectadores políticamente correctos.

'Big Love'

Una de las joyas escondidas de la cadena. El planteamiento es muy similar al de otras obras con la marca de la casa: contar la vida cotidiana en ámbitos nada usuales. Bill Henrickson es un modélico empresario y hombre de familia con una familia perfecta, al menos la que conoce el común de sus convecinos. Porque Bill, criado en una hermética comuna mormona de Utah en la que se practica la poligamia y de la que fue expulsado, ha decidido seguir los antiguos principios de esta confesión y tomar más de una mujer. El problema es que esta práctica se encuentra ilegalizada y mal vista socialmente e, incluso, se encuentra perseguida por las autoridades. Bill debe hacer así grandes esfuerzos no solo para ocultar que mantiene tres núcleos familiares con tres esposas y tres viviendas, sino que además debe repartir su tiempo y sus obligaciones maritales entre todas ellas y sus numerosos vástagos. Provoca fascinación el ver como se las apaña alguien en tales circunstancias y también descubrir las motivaciones que llevan a cada uno de los personajes, con sus peculiaridades, a abrazar esta forma de vida.

'Westworld'

Aunque Michael Crichton será recordado por su 'Parque Jurásico', el novelista y cineasta se sacó otro parque de atracciones de su chistera mágica. En 1973 dirigió 'Almas de metal', un pequeño clásico del cine de ciencia ficción que tuvo continuidad con una secuela, que proponía la idea de un parque de ocio con mundos temáticos habitados por robots encargados de darles vida. 'Westworld' es a la vez un remake y una ampliación de esa idea. Los protagonistas vuelven a visitar una recreación del Salvaje Oeste poblada por autómatas, pero el formato televisivo permite profundizar con más calma en algunas ideas más complejas. Gracias a sus inteligentes reflexiones sobre la inteligencia artificial, la naturaleza humana y los efectos de la tecnología, esta inquietante distopía producida por la HBO se ha convertido en una de las series revelación del año.

'The Newsroom'

Después de esa maravilla llamada 'El Ala Oeste de la Casa Blanca', Aaron Sorkin, para algunos el guionista más genial de su generación, decidió firmar todo un tratado de cómo se debería hacer el buen periodismo. Con diálogos ágiles, incisivos y extremadamente inteligentes, Sorkin se meten en las entrañas de un noticiario televisivo ficticio capitaneado por su protagonista, Will McAvoy. Periodista honesto, de raza y difícilmente incorruptible, tan idealista como un 'quijote' moderno, McAvoy debe afrontar junto a su equipo todo tipo de presiones de todos los estamentos para contar al espectador una información veraz, relevante e independiente. Para ello, cada capítulo parte de una noticia real y trata de contar como hubiera sido su tratamiento correcto. Puede que mucha gente la trate de irreal y de ingenua, pero supone toda una delicia, especialmente para los que nos movemos en el mundo de los medios.

'Vinyl'

Tristemente cancelada tras una única temporada por su insuficiente audiencia, había sido una de las últimas grandes apuestas de la cadena. Y eso que venía avalada por dos gigantes del tamaño de Martin Scorsese y Mick Jagger. Durante cada capítulo de casi una hora, desfila por la pantalla lo más granado de la mítica escena rockera del Nueva York de los 70 de la mano del dueño de una discográfica en apuros, el autodestructivo Bobby Cannale. El cóctel incluye mucho sexo, drogas y rock & roll, al estilo del brocker que encarnara Leo DiCaprio en 'El Lobo de Wall Street'. El resultado se presentaba algo irregular pero, para un buen melómano, supone un subidón ver en la pantalla a actores encarnando a figuras como Lennon, Bowie, Lou Reed o Led Zeppelin.

'A dos metros bajo tierra'

La creación de Alan Ball fue la primera gran serie de la cadena y que marcó algunas de las pautas que constituirían su sello. 'A dos metros bajo tierra' cuenta ni más ni menos que el día a día de los Fisher, una familia dueña de una funeraria de Los Ángeles. La historia arranca con la vuelta a casa del hijo pródigo, que ante su falta de perspectivas y tras la muerte de su propio padre, se ve forzado a volver para trabajar en un negocio del que huyó. Junto a él, una madre inestable emocionalmente, un hermano gay y muy creyente pendiente de salir del armario, una hermana con un espíritu libre e inquietudes artísticas y una novia-amante con la que mantiene una relación poco ortodoxa. Todos intentan buscar su sitio en el mundo y llevar a cabo sus sueños, cual telefilme de las cuatro de la tarde, pero en un ambiente que se presta al humor negro y a las reflexiones existencialistas. Todo un culebrón 'gafapasta'. Un punto muy a favor es la estructura de cada capítulo: se parte con la muerte, habitualmente sorprendente, del difunto que pasará en cada ocasión por Fisher & Sons y que sirve de punto de partida para las más variopintas reflexiones. 'Soft spoiler': el final de las serie es uno de los más emotivos y redondos de la historia de la televisión.

Como apunte, también es muy recomendable echar un vistazo a las siguientes series:

-'Boardwalk Empire', centrada en las prácticas mafiosas durante la época de la 'ley seca' estadounidense y plagada de grandes leyendas del 'hampa'.

-'Roma', que muestra el que el que fuera uno de los mayores centros de poder de la historia, tal y como era durante el paso de la república al imperio, con una imagen muy alejada de la visión de glamurosa que ha ofrecido históricamente el cine 'hollywoodiense' y cargada de suciedad, enfermedades, violencia y conspiraciones.

-'Band of Brothers' y 'The Pacific'. Dos series en la línea del mejor cine bélico, y con el sello de Spielberg, para retratar la lucha en el frente occidental y oriental durante la II Guerra Mundial.