La Verdad

«Nos movíamos con más naturalidad con los códigos del siglo XX»

Ariel Rot.
Ariel Rot.
  • Ariel Rot , músico

  • El dandi del rock español presenta esta noche en el TCM su nuevo álbum, un 'La manada' que retoma su mejor versión eléctrica

Es una de las figuras esenciales en la historia del rock español, primero como guitarrista y compositor de Tequila (1977-1982), más tarde en Los Rodríguez (1991-1996) y hoy con una fructífera carrera a nombre propio. Tras algunas giras en solitario, por fin Ariel Rot ha rearmado su banda -Candy Caramelo (bajo), Toni Jurado (batería), Mauro Mietta (teclados)- para presentar en vivo su última entrega, un 'La manada' (2016) que muy probablemente sea su mejor álbum desde 'Lo siento, Frank' (2003). Si un buen día, cuando era un adolescente, su familia no hubiera decidido venir a Madrid desde su Argentina natal, el rock español sencillamente hubiese sido otro.

-Buena noticia. Había ganas de volver a verle en directo con banda. ¿Cómo está yendo la gira?

-Es cierto, hacía años que no tenía un disco y salía de gira con una banda compacta. Y bien, para mí es un motivo de celebración, poder estar juntos, poder salir a tocar en este formato eléctrico, intenso y trepidante con el show del nuevo disco que estamos presentando. Una vez pasado el rodaje, creo que estamos justo en el momento álgido de la gira.

-Un álbum, 'La manada', que es de lo mejor que ha hecho desde 'Lo siento, Frank'.

-Te agradezco. A mí me resulta muy difícil evaluar mis propios discos. Hace falta distancia y también 'feedback', para saber realmente si estás por buen camino o no. Este es el problema de cuando uno está inmerso en un proceso de creación, en soledad. Hasta que no recibe un 'feedback' externo, según qué día tengas puedes pensar que estás haciendo el mejor trabajo de tu vida o que no sirve nada. Bueno, el recibimiento ha sido muy positivo y creo que va a ser uno de los discos que se van a seguir escuchando durante bastante tiempo.

-Hace poco Efe Eme publicó un artículo en el que recomendaba su lado baladista. ¿Para hacer buen rock and roll es preciso saber escribir buenas baladas? La sensibilidad del rockero.

-Si es que yo creo que en cierto modo es prácticamente lo mismo. Se puede escribir rock and roll con letras trascendentes y se puede tocar baladas con la misma intensidad y energía de un rock trepidante. Una balada cargada de emoción pone el aplauso igual de arriba que un rock and roll y nos hace sudar igual. Me gusta usar escalas de alto voltaje musical y eléctrico. No tiene mucha diferencia con el rock. Escribir buenos textos no tiene por qué condicionar ni el tempo ni el género.

-Una de las canciones de 'Lo siento, Frank' que anda tocando en esta gira, es 'El mundo de ayer'. ¿Llevaba mejor el siglo XX que el XXI?

-Mi generación ha vivido más tiempo en aquel siglo que en este, nos movíamos con más naturalidad con los códigos del siglo XX que con los del XXI. Los nuevos códigos tecnológicos incluso están suplementando lo que significó el rock para nosotros. Nos estamos acercando peligrosamente a un territorio diría que pesimista. Me gusta tener la esperanza de que el mundo de repente entre en razón y que nuestros hijos puedan vivir en un mundo habitable. Todo eso está reflejado en esta canción, no era consciente cuando la escribí de que iba a significar una añoranza por tantas cosas que han desaparecido.

-La que nunca desaparecerá es la música. De eso nada.

-Bueno, a mí por lo menos me resulta un refugio y un asilo. Siempre está a mano la guitarra en casa, ya cuando niño. Me recuerda que regresaba del colegio y lo primero que hacía era coger la guitarra. Y cuando me echaban una bronca en casa, me refugiaba en la guitarra, lo cual hizo que me rompieran alguna [ríe]. Igual un día deberíamos pensar lo que sería vivir sin música para volver a valorarla. El hecho de que la música sea hoy tan accesible la ha devaluado un poco.

-Calle y elegancia me parecen dos características, dos señas de identidad, de Ariel Rot. ¿Me permite llamarle 'el dandi del rock'?

-Sí, eso es el rock and roll, según lo entendían nuestros queridos The Rolling Stones. Calle y elegancia, aristocracia de vagabundos. Si las dos cosas están bien equilibradas, mucho mejor.

-¿La canción 'Broder' está dedicada a Julián Infante [su fallecido colega en Tequila y Los Rodríguez]?

-Así es. No es la primera vez que hay algún fragmento dedicado a Julián, pero esta vez conseguí quitarme el pudor y escribí una canción dedicada a Julián, sin buscar coartadas ni subterfugios para que no se entienda del todo. Es una declaración formal sobre una ausencia que cada vez se ha hecho más profunda.

-Seguro que es consciente de su trascendencia en el rock español: Tequila, Los Rodríguez, Ariel Rot... ¡Hasta grabó el disco español de Moris! ¿Se siente suficientemente valorado?

-Hmmm... Bueno [duda, modesto], el rock está en horas bajas, así que digamos que fui pionero de algo que hoy en día tampoco tiene mucho valor. Lamentablemente es así. Pero me siento igualmente un privilegiado. Haber sido un guitarrista, ni siquiera un cantante, y que todavía no hayan conseguido aniquilarme del todo, me parece un privilegio.