La Verdad

Pérez-Reverte: «No me siento capacitado para hacer teatro»

Pérez-Reverte: «No me siento capacitado para hacer teatro»
/ EFE
  • El director Antonio Álamo y los actores Jordi Rebellón y Alberto Jiménez llevan a las tablas 'El pintor de batallas', una adaptación de la novela del escritor

Asegura Arturo Pérez-Reverte que 'El pintor de batallas' fue un ajuste de cuentas consigo mismo. "He estado en la guerra 21 años y necesito dormir sabiendo que yo no era culpable de la muerte de aquel niño o de los cadáveres en la cuneta. Para eso escribí esta novela, para que todos esos fantasmas no me visitaran por la noche", cuenta. 'El pintor de batallas' se publicó en 2006 y sirvió para su propósito: purgar la mala conciencia de un reportero que dejaba a un lado sus sentimientos porque solo quería llegar al Telediario a tiempo.

Aquella novela tan personal cobra ahora vida sobre las tablas. El director Antonio Álamo ha adaptado el texto y los actores Jordi Rebellón y Alberto Jiménez serán respectivamente Faulques e Ivo Markovic, el pintor y el superviviente retratado durante el asedio de Vukovar. La obra, que ya se ha estrenado en Valladolid, llegará a los Teatros del Canal de Madrid entre el 22 de marzo y el 16 de abril.

Pérez-Reverte avala sin fisuras el montaje que Álamo ha preparado. "Nunca me he sentido tan satisfecho, ni en la televisión ni en el cine, de la adaptación de una de mis obras. Es un milagro que Alberto haya adaptado para el escenario algo que parecía imposible y que haya vuelto a dar la vida aquellos hombres que murieron", asegura el escritor, que ve cómo el teatro servirá para la exposición de su visión de la vida. "Existen dos tipos de personas: los que saben cuáles son las reglas y los que no lo saben. Los que no lo saben dicen: 'Se ha muerto Fulanito, ¡qué horror!'. No, eso no sirve. Son las reglas, el mundo funciona así", afirma Pérez-Reverte.

"El mundo es un lugar hostil poblado por seres peligrosos, los seres humanos", añade, antes de dejar claro que su novela no es un recuerdo a las víctimas de las guerras. "Yo no soy una ONG, no quiero homenajear a nadie y no quiero mejorar el mundo, porque el mundo no es mejorable", apunta el escritor, en coherencia con el contenido de 'El pintor de batallas'.

El protagonista de la obra es un fotógrafo que, una vez acabada la guerra, retorna a casa y se encierra para pintar, y este cambio de la fotografía a la pintura no es casualidad. A juicio de Pérez-Reverte, "la fotografía ya no es suficiente para explicar las realidades del mundo, es el arte el que lo hace". Dentro del arte está el teatro, pero el escritor asegura que no pasa por su cabeza escribir en este género. "El teatro tiene sus reglas y una técnica particular de la que yo carezco. No me siento capacitado", admite.

Para Antonio Álamo, 'El pintor de batallas' es una obra "ética y antibelicista" llena de "filosofía, poesía y erudición". En las tablas se ha transformado en "un combate de boxeo a quince asaltos", un cuerpo a cuerpo entre Faulques e Ivo Markovic. "Me leí la adaptación y dije: 'La hago'. Para mí, es un lujo", explica Jordi Rebellón. Su compañero Alberto Jiménez cree que la obra "es un viaje a las tinieblas con público, una reflexión sobre el horror de la naturaleza humana, pero con un trasfondo de esperanza y alegría".