La Verdad

Fallece a los 88 años la escritora Ana María Matute

fotogalería

Ana María Matute. / Efe

  • Entre su rica producción figuran títulos como 'Olvidado rey Gudú' (1996), 'Aranmanoth' (2000) o 'Paraíso inhabitado' (2008), además de una novela póstuma, 'Demonios familiares', que se publicará en septiembre

  • En 2010 recibió el Premio Cervantes, el último de la larga lista de galardones que vinieron a reconocer su fértil trayectoria

La escritora Ana María Matute, Premio Cervantes 2010, ha fallecido a los 88 años. Estaba considerada como una de las voces más personales de la literatura española del siglo XX, y entre su vasta producción literaria figuran títulos como 'Pequeño teatro' (1954), 'Los hijos muertos' (1958), 'Primera memoria' (1959), 'Luciérnagas' (1993), 'Olvidado rey Gudú' (1996), 'Aranmanoth' (2000) o 'Paraíso inhabitado' (2008), entre otros.

Además, la editorial Destino publicará en septiembre la última novela de Matute, como estaba previsto por deseo expreso de la autora. La obra, titulada 'Demonios familiares' e inclasificable en cuanto a género literario, se encuentra "prácticamente acabada", han señalado fuentes de la agencia literaria.

Nacida en Barcelona el 26 de julio de 1925, en el seno de una familia acomodada, la fiebre de la literatura se apoderó pronto de ella. A los cinco años ya firmaba su primer relato, que ella misma se encargó de ilustrar. Una infección de riñón había estado a punto de costarle la vida y a los ocho años la enfermedad volvía a golpearle, siendo enviada a vivir a Mansilla de la Sierra (La Rioja), con sus abuelos.

noticias relacionadas

A los 17 años escribió su primera novela, 'Pequeño teatro', que no vería la luz sino hasta ocho años después. Con ella ganaría el III Premio Planeta en 1954. Casada en 1952 con el escritor Eugenio de Goicoechea, de quien se separó en 1963, conservó siempre una mirada infantil con la que impregnó a los personajes de sus obras, en los que late un distanciamiento afectivo entre la realidad y la comprensión de la misma. Para ella, la niñez, lejos de ser una etapa, era un mundo completo en sí mismo, y la mirada infantil de los "niños asombrados" que presencian las desgracias de la Guerra Civil está en muchos de sus textos, realistas y cargados de emociones.

Escribió varias trilogías, la más famosa de las cuales fue 'Los mercaderes', de la que formaban parte 'Primera memoria', 'Los soldados lloran de noche' y 'La trampa'. 'Los mercaderes' estaba ambientada en la Guerra Civil, uno de los temas que dominaron su trayectoria. Otro fue la Edad Media, donde situó 'La torre vigía', 'Olvidado Rey Gudú' y 'Aranmanoth'.

Pero en su última novela, 'Paraíso inhabitado', regresó a la temática infantil, marcada en esta ocasión por la falta de amor entre los padres de la protagonista, que reacciona refugiándose en un mundo interior lleno de amigos imaginarios.

Premios

Candidata al Premio Nobel de Literatura en 1976, ese fue uno de los pocos galardones que se le escaparían. En 1959 fue distinguida con el Premio Nacional de Literatura en reconocimiento a 'Los hijos muertos', una obra que le había valido el Premio de la Crítica el año anterior. También en 1959 logró el Nadal con 'Primera memoria', diez años después de haber quedado finalista con 'Luciérnagas'. Tampoco se le resistió el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil, que se le concedió por 'Sólo un pie descalzo', y en 2007 fue distinguida con el Premio Nacional de las Letras Españolas.

Ana María Matute recogió asimismo el Premio Café Gijón en 1952, con 'Fiesta al noroeste'; el Premio Festenrath de la RAE en 1962, con 'Los soldados lloran de noche', y el Premio Lazarillo de literatura infantil en 1965, por 'El polizón de Ulises'. El Círculo de Bellas Artes de Madrid le concedió además la Medalla de Oro en 2005.

En 1996, ingresó en la Real Academia Española (RAE), donde ocupó el sillón 'K'. Se convertía en la tercera mujer que formaba parte de la institución en sus 300 años de historia y durante su toma de posesión, celebrada dos años más tarde, defendió el papel de la fantasía en la literatura mediante la transición momentánea a "los otros mundos que hay en éste".