La Verdad

Keanu Reeves, en una escena de la película.
Keanu Reeves, en una escena de la película. / Nico Tavernise

«El cine y las motos me han dejado el cuerpo lleno de cicatrices»

  • Keanu Reeves Actor. El intérprete canadiense vuelve a meterse en la piel de 'John Wick', el asesino a sueldo que sorprendió en la taquilla hace tres años

A Keanu Reeves le gustan los héroes con códigos morales que se ponen en entredicho. Es lo que le pasó a John Wick, el asesino profesional que encarna por segunda vez en la gran pantalla. 'John Wick' fue una de las grandes sorpresas de 2014. Recaudó 82 millones de euros en todo el mundo cuando solo costó 18 millones, aunque la primera parte no se estrenó en España. Ahora ha sido recuperada por las plataformas de vídeo bajo demanda. En el segundo capítulo, que se estrena mañana, la acción se traslada a Roma, donde un grupo de asesinos ha decidido matar a Wick.

-¿Qué tiene el personaje de John Wick que tanto le gusta?

-Es un superviviente. Le golpean, le atropellan, le tiran a la basura y él sigue andando, peleando. Al director (Chad Stahelski) le encanta golpear a John Wick. Es divertido interpretar este personaje.

-Mantiene una actitud hostil durante todo el filme.

-Wick es un personaje delicioso de interpretar, divertido, no es deprimente.

-Tiene 52 años. ¿Le ha costado más entrenar para las escenas de acción de la película?

-Me cuesta más, pero intento prepararme al máximo. Para esta película el entrenamiento fue exactamente igual que para el primero: horas de judo, de jiujitsu, y dedicación completa al entrenamiento con armas.

-El primer John Wick se rodó en Nueva York. Ahora viaja a Roma.

-Chad tenia la idea de ir a Roma, porque esa ciudad tiene una larga historia de asesinatos, de pasadizos, de historias escondidas. Me encantó rodar allí, pero no aprendí nada de italiano.

-Y vuelve a coincidir con Laurence Fishburne.

-Es sensacional volver a trabajar con él porque somos muy buenos amigos. Además, es la primera vez que trabajamos juntos desde que terminamos la trilogía de 'Matrix'.

-¿Hay algún paralalismo entre sus personajes de las dos películas?

-La relación que tienen los personajes de 'Matrix' es de estudiante y mentor, mientras la que mantienen en este filme es de colega a colega.

-¿Vamos a ver 'John Wick 3'?

-Eso depende de los espectadores. Hemos preparado esta película con amor y cariño, con la esperanza de que el público disfrute de la película. Tal vez, si la taquilla es buena, [la productora] Lionsgate decida dar luz verde a una tercera entrega.

-¿Hay algún personaje que le haya costado sacudirse del cuerpo después de acabar el rodaje?

-Sí. El personaje de Donnie Barksdale, que interpreté con Cate Blanchett en 'Premonición', una película de Sam Raimi. Me costó porque no se parecía en nada a mí y tuve que meterme a fondo durante mucho tiempo. No era un buen tipo.

-¿Cómo ve el futuro?

-No lo sé, aunque a veces pienso cuánto tiempo voy a tener la oportunidad de seguir haciendo este trabajo. Mira Al Pacino. Va a cumplir 77 años y trabaja sin parar. Hace teatro en Pasadena, dirige una película y protagoniza una serie. No sé si voy a poder ser como él (risas).

-Muchos compañeros suyos están trabajando en la pequeña pantalla ante el 'boom' de los nuevos canales. ¿Piensa en la posibilidad de hacer una serie?

-Sí. Ya he aparecido como actor invitado en 'Swedish Dicks', y en el futuro estoy seguro de que protagonizaré alguna más. Estoy abierto a la posibilidad.

-Siempre comenta la predilección que siente por las motos. Un mundo que asegura se parece al cine.

-Es verdad. He buscado en mi vida aventuras raras y salvajes, como construir motos o hacer papeles más oscuros y personales. El cine y las motos son parecidos en mi mundo porque ambos me han dejado el cuerpo lleno de cicatrices.