La Verdad

Antonio Banderas, el Goya de Honor más «reconfortante»

vídeo

Antonio Banderas, hoy en la Academia de Cine. / Óscar Chamorro

  • El actor, director, productor y cantante agradece el premio de la Academia y transmite un mensaje de optimismo por un año que ha definido como "magnífico" en el cine español

"Mi mensaje en los Goya será de optimismo, es lo que toca después de un año magnífico y en el que, más que ningún otro, tenemos motivos de celebración". Con estas palabras agradecía Antonio Banderas el Goya de Honor que la Academia de Cine le hará entrega el próximo 8 de febrero, en la gala de los Premios Goya, y con el que quieren reconocer a un intérprete que "lo hace todo en el cine español" en alusión a sus múltiples facetas como actor, director, productor o cantante. "Eres sin duda la persona más representativa de nuestro cine", ha destacado el presidente de la Academia, Enrique González Macho.

En rueda de prensa en la Academia de Cine, Banderas ha explicado que el galardón, "inesperado" y "reconfortante", le permite hacer balance de su carrera y le sirve de "estímulo" para continuar una trayectoria que comenzó en 1982 con 'Laberinto de pasiones', la primera de sus colaboraciones con Pedro Almodóvar. También ha restado importancia al hecho de ser el galardonado más joven de la historia en la categoría del Goya de Honor -y su primer Goya, a pesar de haber estado nominado en cuatro ocasiones-. "Camino de los 55 años, me resulta un piropo escuchar la palabra joven ligada a mi nombre", ha bromeado. "Quizá la valoración de la Academia es por el volumen; estoy cerca del techo de las cien películas en una carrera dividida en dos partes, una desarrollada en España y otra en Hollywood; además de mi retorno a España para realizar proyectos de interpretación, producción y dirección".

Lejos de pensar en el retiro, el malagueño mantiene una actividad profesional frenética y calcula que para 2015 llegará al centenar de películas con los estrenos de 'Altamira', 'Los 33', una película infantil sobre Bob Esponja y 'Knight of Cups', donde trabaja a las órdenes de Terrence Malick y comparte rodaje con Natalie Portman y Christian Bale. Antes de eso, Banderas estrenará 'Autómata', una cinta arriesgada que protagoniza y produce bajo la dirección de Gabe Ibáñez y en la que ha apostado con su sueldo y con personal español.

«No me voy a rendir»

"En producción he tenido resultados desiguales, pero nada en mi vida ha sido un camino de rosas. Me he sentido muy, muy solo y me he rascado el bolsillo para dar salida a proyectos que luego no han cuajado, pero no me voy a echar atrás", ha explicado el malagueño, para admitir -sin reproches- que no entiende las críticas recibidas ante un fracaso. "No me voy a rendir. Aunque una película no haya salido bien, a mi no me quita el orgullo de haberlo intentado".

Banderas ha considerado el premio como "recompensa" a una carrera en la que ha asumido "riesgos profundos", como su traslado a Madrid desde su Málaga natal o la decisión de probar suerte en EE UU "sin que hubiera una tradición clara". "En los 70 escuchaba sin parar que todo lo que venía de fuera era mejor, pero logramos romper con el complejo de inferioridad y conquistar terreno en todos los campos. He puesto mi granito de arena y estoy orgulloso de haber roto la barrera e ir a Hollywood", ha explicado el malagueño.

Aún así, Banderas ha defendido que nunca ha "abandonado" España y ha confirmado su intención de seguir centrado en el cine hecho aquí, aunque sin cortar los estrechos lazos que le unen a la industria norteamericana. Para ello mantendrá su residencia en Nueva York, una ciudad que, ha destacado, le sirve de "puente" entre España y Los Angeles. "Siempre ha sido muy difícil compaginar la vida personal y familiar. Viajo mucho, vivo en hoteles, siempre solo, y mi casa son los sets. Pero ha merecido la pena. A veces creo estar viviendo un sueño del que en cualquier momento voy a despertar".