La Verdad

Los arqueólogos concluyen que García Lorca podría haber sido exhumado

  • El equipo que ha investigado en el Peñón del Colorado cree que los cuerpos habrían podido ser trasladados antes de la esqueletización

El equipo de arqueólogos que llevó a cabo la búsqueda de la fosa de Federico García Lorca en el Peñón del Colorado (Granada) presentó ayer en Madrid el informe de las excavaciones. Los técnicos, que no lograron encontrar restos humanos en la zona tras un mes de trabajos, concluyen en el documento que los cadáveres habrían podido ser exhumados poco después del asesinato, en agosto de 1936.

Los arqueólogos explican en medio centenar de páginas que los cuerpos debieron ser trasladados antes del comienzo del proceso de esqueletización. De no haber sido así, advierten, «se hubieran encontrado elementos fácilmente detectables en situaciones similares».

No es la primera vez que un investigador lorquiano apunta en esta dirección. El propio equipo lo recuerda en el informe y cita la crónica de Marta Osorio sobre la investigación de Peñón de 1955, en la que se detalla una conversación de Emilia Llanos, amiga del poeta, con Antonio Gallego Burín, exalcalde de Granada, en la que este le informa de que «los cuerpos fueron trasladados de su enterramiento primero hasta una de las fosas grandes para evitar que nadie pudiera encontrarlo, dado el impacto que había ocasionado su asesinato».

En opinión de los expertos, «los resultados de los trabajos arqueológicos avalan esa posibilidad y, por lo tanto, cabe deducir que todos los restos que estaban en la fosa habrían sido exhumados al mismo tiempo y, tal vez, tuvieron el mismo destino». El informe también apunta a la misma tesis a partir de los hallazgos realizados de sustrato arcilloso antropizado.