La Verdad

Ureña deja escapar los trofeos en su confirmación en México

El lorquino Paco Ureña, durante la lidia a su primer toro de la tarde, el sábado en Ciudad de México.
El lorquino Paco Ureña, durante la lidia a su primer toro de la tarde, el sábado en Ciudad de México. / EFE
  • El fallo con la espada privó al diestro lorquino de cortar una oreja al toro de la ceremonia

Calzado técnico running y trail para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 80%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Renueva tus básicos y luce piernas esta temporada

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Moda para hombre y mujer al mejor precio

Hasta 70%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Lleva contigo a tus personajes favoritos

Las mejores marcas a los mejores precios

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Todo el menaje que necesitas al mejor precio!

Hasta 70%

Primeras marcas en menaje para el hogar

Hasta 70%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

Renueva tu comedor con muebles de diseño al mejor precio

Hasta 70%

Sea cual sea tu estilo hay una chaqueta de piel para ti

Hasta 70%

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

Debutaba como matador de toros el lorquino Paco Ureña en la plaza monumental de la Avenida de Insurgentes de la capital de México. Llegaba un momento soñado, el de la confirmación de su alternativa en el país azteca, en el coso más grande del planeta. Se hizo Ureña un vestido blanco y oro para la ocasión, como la novia que va al altar. Y el caso es que la tarde comenzó prometedora, con un toro Barralva, el de la ceremonia, con trapío, cornipaso, marcado con el número 277, y con 520 kilos de peso y de nombre 'No que no'. Fue toro bueno, más del afirmativo en su embestida de lo que presagiaba el nombrecito impuesto por el ganadero, que, sin sobrarle las fuerzas, metió la cara en los engaños con clase, y embistió despacito. Lo recibió el de Lorca al hilo de las tablas, enjuto, sin que ningún peón tocara al astado. Todo para el diestro, que meció con armonía y lentitud la capa para dibujar preciosas verónicas rematadas con dos medias.

La tarde empezaba bien para el confirmante. Cuidó al de Barralva en trámite con el varilarguero, cambiando el tercio con un solo puyazo, para después firmar un quite muy ajustado por gaoneras. Una vez formalizado el protocolario acto de intercambio de trastos, con Saldívar oficiando de padrino, Ureña brindó el toro de su confirmación en México a Juan Pablo Corona, de Casa Toreros, compartiendo brindis el matador con su madre, que celebraba su cumpleaños. A punto estuvo de hacerle un gran regalo, porque el buen comienzo tuvo su continuidad en una primera parte de la faena en la que Paco se expresó toreando en redondo. Pero Ureña le dio ventajas a un astado que le regaló buenas embestidas, fruto de la buena colocación, y llegó la conjunción de toro y torero en unas tandas de muletazos muy ligados y muy por abajo, destacando la tercera serie diestra por su enorme profundidad.

Por el pitón izquierdo no tuvo tantas virtudes el toro mexicano, y lo que pudo bajar la faena por ese pitón lo levantó el de Lorca con pases cambiados por la espalda y dos circulares completos, de mucho temple, citando por el pitón contrario. Puso el broche por manoletinas, antes de pinchar en tres ocasiones con el estoque y acabar de un descabello. Con el fallo con el acero se esfumó el premio en forma de orejas, y el honor se lo llevó el ganadero, que vio cómo su pupilo recibía el arrastre lento, lo que en Europa es la vuelta al ruedo del astado. Torcida ya la tarde para el lorquino por el mal manejo del estoque, recibió al cuarto, un Barralva de la línea de 'Atanasio', que no tuvo nada que ver con el toro de la confirmación. Fue toro vasto que recibió un puyazo muy largo y trasero, tras la brega de Ureña. No brindó el lorquino, que hizo frente a las muchas complicaciones del burel, que embistió a oleadas, sin entrega, y con la cara alta. A base de exponer, Paco Ureña fue cimentando una meritoria faena basada en la mano diestra. Con orgullo profesional, no desechó la oportunidad de tomar la zurda, y con oficio exprimió las pocas posibilidades del toro de Barralva. Esta vez consiguió la estocada al primer intento, aunque la espada asomó, por lo que tuvo que volver a entrar a matar. No fue su tarde en la suerte suprema, lo que tornó la alegría del éxito en cierta decepción para el diestro, que tendrá que buscar el triunfo en la siguiente ocasión.

Salvo aquel primero y el último, que permitió a Sergio Flores arrimarse, el encierro de Barralva careció de clase y presentó dificultades a la terna. Poco pudo hacer con su lote un Arturo Saldívar, a veces desbordado, que firmó lo más destacado con la zurda ante el quinto.

Dio la cara el joven Sergio Flores, sobreponiéndose a las circunstancias y complejidades de un tercero de la tarde muy parado y que acusó un tremendo volantín, y de un sexto que, al menos, dejó ponerse delante. Siempre fue adelante el mexicano, con entrega y exposición, sacando lo máximo posible de su lote, y el público de la capital azteca se lo agradeció.