La Verdad

«En España no podría haber levantado un teatro como este»

El actor y director cartagenero Jorge de Juan posa delante de una obra de Ángel Haro.
El actor y director cartagenero Jorge de Juan posa delante de una obra de Ángel Haro. / Isabel del Moral
  • Jorge de Juan. Director del Cervantes Theatre de Londres. «Es un sueño cumplido», dice el actor cartagenero, responsable del primer espacio escénico de lengua hispana en la capital inglesa

Completa tus looks con complementos urbanos a precios increíbles

Hasta 90%

Homewear para hombre y mujer

Hasta 70%

Marca española en moda pre-mamá

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Diversión para todas las edades!

Las mejores marcas a los mejores precios

Colección moda técnica para hombre y mujer

Hasta 80%

¡Semillas, macetas, herramientas y mucho más!

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 70%

Deportivas para toda la familia al mejor precio

Las mejores marcas a los mejores precios

Colección en piel de bolsos y zapatos de diseño

Hasta 70%

Selección de botas, botines y zapatos para mujer

Hasta 70%

Calzado de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Hasta 70%

Diseños exclusivos en bolsos de piel

Las mejores marcas a los mejores precios

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

¡Encuentra la cazadora que se adapta a tu estilo!

Hasta 90%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Complementos y juguetes eróticos.¡Mantén viva la pasión!

Hasta 80%

Relojes de pulsera de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

El Cervantes Theatre de Londres es el proyecto al que el actor y director cartagenero Jorge de Juan (1961) ha estado dedicando esfuerzos en los últimos tres años. Su sueño: hacer teatro en una ciudad que lo atrapó cuando solo era un adolescente y en la que decidió volver a instalar su vida en 2013. Lo ha conseguido. El centro, con 90 butacas, y el objetivo de dar cabida a la creación en lengua hispana, se inauguró el pasado 14 de noviembre con las actuaciones de Carmen Linares y el grupo Blue Grapes. Hasta el próximo día 17 su programación la copa el montaje 'Bodas de sangre', de García Lorca, que la compañía Spanish Theatre, otro proyecto de De Juan, interpreta en inglés y español.

-Ha cumplido un sueño; ¿cómo lo está viviendo?

-Todavía no lo estoy disfrutando mucho porque estoy tan agotado con todo lo que hemos estado haciendo tanto Paula Paz, que es la directora asociada, como yo, que estoy deseando quedarme un día tranquilo. Hasta ahora ha sido todo muy vertiginoso, y lo sigue siendo. El teatro está funcionando bastante bien. Sí, es un sueño cumplido.

-¿Qué tipo de público es el que está acudiendo a sus representaciones?

-Los colegios británicos son nuestro máximo objetivo. El español es el primer idioma extranjero que se estudia aquí, por encima del francés y el alemán, y sabíamos que iba a existir una demanda, pero no pensábamos que iba a ser tan inmediata. Nos ha sorprendido. Hemos tenido ya unos 30 colegios en el teatro, y hay otros 50 centros que se han interesado por nuestro trabajo.

-¿Por qué decidió apostar por este proyecto?

-En Londres no existía nada así. Yo estudié aquí hace muchos años, y cuando volví, hace tres, lo hice pensando que podía encontrar un lugar donde poder desarrollar mi trabajo. Otros países tienen centros culturales en la ciudad y aquí está el Instituto Cervantes, pero no tiene un auditorio donde poder realizar actividades. Me daba pena el hecho de que los actores, bailarines y músicos españoles con talento no pudieran tener un espacio donde mostrar sus trabajos, así que decidí crearlo. Nos ha costado mucho porque no hemos tenido ayuda oficial, pero aquí estamos.

-¿Cómo ha sido ese camino?

-Ha habido momentos en los que he estado a punto de abandonar. Vivir en esta ciudad es difícil porque hay mucha competencia. Había días en los que me decía que no merecía la pena. Mis hijos y toda la gente joven que está ilusionada con el proyecto y trabajan en la función son los que me han dado fuerzas.

-¿De qué recursos se nutre el teatro?

-Son recursos privados. Ha habido gente particular que ha aportado dinero, y también nuestros patronos nos han ayudado mucho. El centro funciona como una organización sin ánimo de lucro, y tiene sus patronos, que son los que controlan la entidad. También las empresas pequeñas nos están ayudando, las grandes no; y oficialmente, salvo la Embajada española, que ha colaborado con nosotros en la medida de sus posibilidades, que no son muchas porque tiene muy poco presupuesto para cultura, y la SGAE [Sociedad General de Autores y Editores], no ha habido ninguna ayuda oficial. Con el Instituto Cervantes todavía no hemos conseguido firmar ningún tipo de convenio. Hacer un teatro sostenible, como queremos que sea este, es complicado, pero estamos en ello. Aquí el mecenazgo está más incorporado en el ADN que en la cultura española, y esperamos que las entidades británicas respondan.

Lazos con la Región

-Con la Consejería de Cultura de la Región ha mantenido contactos para firmar un acuerdo de colaboración; ¿en qué fase están estas conversaciones?

-Están avanzadas. Estamos decidiendo cómo se puede hacer y en qué términos, y espero que en breve se pueda anunciar que está en marcha. La directora general de Industrias Culturales, Marta [López-Briones], estuvo aquí apoyando el proyecto el día de la inauguración, y luego también se trasladó el director del Instituto de Fomento, Javier Celdrán. Nuestra intención es traer la cultura y las empresas murcianas a Londres, que los artistas vengan a representar sus obras y las empresas también puedan tener un espacio donde mostrar sus productos; eso es algo que siempre he transmitido a la Consejería.

-¿Por qué cree que este proyecto es importante para la Región?

-Porque con 'Brexit' o sin 'Brexit' esta ciudad sigue siendo uno de los ejes del mundo. El año pasado asistieron al teatro 20 millones de espectadores. Es una barbaridad el movimiento que hay en esta ciudad, la proyección que tiene cualquier cosa que se hace y los contactos que se pueden establecer aquí. En España no podría haber levantado un teatro como este. Aquí, si ven que estás trabajando, que tienes un proyecto serio y que funciona, te apoyan. De hecho, nos han ofrecido ya la posibilidad de trabajar, dentro de seis años, en un espacio nuevo que se va a abrir y que va a estar dedicado a la cultura española y latinoamericana. Para una comunidad como la murciana, con todas las posibilidades que tiene de proyección exterior, estar aquí es importante.

-¿Qué actividad va a tener el Cervantes Theatre?

-Hemos empezamos con 'Bodas de sangre' porque era la obra que más conocía, después de haberla hecho hace muchos años con José Luis Gómez. A partir de ahora, nuestra idea es programar textos clásicos y contemporáneos. Vamos a darle mucha importancia a estos últimos y también a la música. El día de la inauguración actuaron Carmen Linares y el grupo Blue Grapes. Es un espacio muy propicio para hacer flamenco y tengo la idea de realizar un festival el año que viene. Mi abuela era de La Unión, y me gustaría traer aquí a la gente del certamen. Cada vez que se hace algo relacionado con el flamenco que está bien, se llena sin problema, y te puedo asegurar que se va a vender con mucha antelación.

-Después de 'Bodas de sangre', ¿qué programación ofrecerá el centro?

-La anunciaremos en enero. Pedí que me dieran de plazo una semana o dos para poder sentarme a pensar, porque no he tenido tiempo. Tenía varios proyectos en mente, pero ahora que sé cómo está funcionando y lo que está ocurriendo con los colegios, alguno va a cambiar. Vamos a empezar con los entremeses de Cervantes, e incluiremos algún texto de Shakespeare. También quiero representar 'La tortuga de Darwin', de [Juan] Mayorga, y 'El crítico', que será una de las primeras cosas que hagamos, al igual que 'La vida es sueño' [de Calderón de la Barca]. Los colegios me piden mucho 'La casa de Bernarda Alba', y la haremos, pero ya no sé cuándo.

-¿Qué le atrapa de Londres?

-La primera vez que vine fue haciendo autoestop desde Cartagena. Tenía 16 años y tardé tres días. Me vine a ver teatro, y me acuerdo que al cruzar el puente de Waterloo me dije que quería hacer teatro en esta ciudad. Decía [el director teatral] Peter Brook, que si el mundo fuera una ciudad, Londres sería su teatro, y yo siempre lo he pensado así. Aquí se respira teatro en todos lados, incluso en el Parlamento; en los colegios el drama es una asignatura obligada, lo aprenden y lo llevan en su ADN. Eso es lo que me atrapa. Sé que aquí el sueño puede ocurrir.

Temas