La Verdad

El sueño del Maestro Mateo

Sala del Museo del Prado con varias de las esculturas del Maestro Mateo.
Sala del Museo del Prado con varias de las esculturas del Maestro Mateo. / EFE
  • El Museo del Prado acoge doce piezas del genial escultor medieval para la desaparecida fachada de la catedral de Santiago de Compostela

«Es un sueño cumplido». Así presentó Miguel Zugaza, director del Museo del Prado, 'Maestro Mateo', «irrepetible exposición de cámara» con doce de las esculturas y otros elementos realizados hace ocho siglos para la fachada exterior Pórtico de la Gloria por un portentoso artista del que poco sabemos. El Prado acoge por primera vez la obra del genio medieval con una pequeña-gran monográfica que permite «conocer en profundidad un período dorado en la historia de la basílica», el que va de 1168 a 1211, años en los que el Maestro Mateo estuvo al frente de las obras.

Reúne las nueve esculturas conocidas que se conservan de la desaparecida fachada exterior del Pórtico de la Gloria, incluida una de muy reciente descubrimiento. También un rosetón, dos dovelas y piezas clave para entender el medieval coro pétreo, como 'San Mateo' y 'Caballos del cortejo de los Reyes Magos', que hasta el siglo XVII ocupó los primeros tramos de la nave mayor catedralicia. Son en total catorce piezas, reunidas de nuevo casi quinientos años después. Por primera vez salen de sus emplazamientos habituales «para mostrar en el Prado un relato nuevo y completo del trabajo del Maestro Mateo y su taller durante más de cuatro décadas en la catedral compostelana», según apunta el comisario, Ramón Yzquierdo Peiró. Se ocupa del período «en el que el templo fue sometido a una profunda transformación artística».

La construcción de la catedral se inició en 1075 y el Maestro Mateo realizó originariamente una rica fachada para el pórtico que fue modificada a mediados del siglo XVI y finalmente sustituida en el siglo XVIII por la actual del Obradoiro. El trabajo de Mateo incluyó la construcción del coro pétreo que se instaló en los cuatro primeros tramos de la nave central de la iglesia y que fue reemplazado a comienzos del siglo XVII por otro de madera.

La exposición se abre con el documento de la concesión de una pensión vitalicia al Maestro Mateo por el rey Fernando II de León datado el 23 de febrero de 1168. «Es la primera noticia que tenemos del Maestro Mateo, y la primera referencia a su labor en la Catedral de Santiago. Permite suponer que ejerció como director de las obras de la catedral hasta su conclusión en 1211», explicó el comisario.