La Verdad

Marisa López Soria y Alejandro Galindo, en el Jardín de la Pólvora con el libro.
Marisa López Soria y Alejandro Galindo, en el Jardín de la Pólvora con el libro. / Vicente Vicéns / AGM

'Uno', el miedo a la soledad y la palabrería

  • Marisa López Soria y Alejandro Galindo presentan hoy en Murcia y mañana en Cartagena su nuevo álbum ilustrado

La editorial Edebé acaba de publicar el último álbum ilustrado infantil que han firmado conjuntamente la escritora Marisa López Soria y el dibujante Alejandro Galindo y, esta tarde en Murcia (en la Librería Educania a las 19.30 h.) y mañana en Cartagena (en La Montaña Mágica, a las 12.30 h.), se presenta en público. El miedo a la soledad, la palabrería vacía y el valor de la amistad son temas que abordan la escritora y el ilustrador, una pareja artística que se conoció por casualidad -«dicen que las casualidades no existen», ironiza López Soria- y que han encajado tan bien como piezas de un reloj suizo. Por eso, entre ellos no dejan de nacer proyectos, «muchos y a cuál más bonito», valoran.

Este nuevo cuento, de apariencia sencillo, de texto escueto e ilustraciones protagonistas, forma parte de la colección 'Mis cuentos favoritos. El tren azul' y está recomendado para niños a partir de 5 años, no obstante sería más que recomendable «también para muchos adultos», reconocen sus autores. De hecho, esa facilidad de palabra que el protagonista exhibe ante un grupo de amigos no es más que palabrería para no escucharse a uno mismo, para huir de la soledad, para hacerse el interesante y conseguir nuevos amigos.

«A veces hasta yo misma me sorprendo de que haya editores que apuesten por estas historias, que sí son historias que divierten y entretienen, pero que invitan a pensar». Lo dice Marisa López Soria pensando en la tendencia generalizada de apostar por cuentos evidentes y masticados para el público infantil, pero también para el adulto. Y afirma convencida que no está dispuesta a rendirse. «Uno tiene el don de la palabra y parece que mucho vocabulario, pero la triste realidad es la verborrea vacía que hay detrás», explica López Soria, que asegura que la reflexión a la que invita este cuento entresaca cosas que ni siquiera están puestas con palabras en el libro, pero que sí expresan las ilustraciones de Alejandro Galindo.

Dieciséis ilustraciones cuya exposición, en Educania y a lo largo de todo un mes, acompaña la presentación en sociedad de esta nueva y deliciosa publicación. La muestra reúne las 16 estampas que el artista ha creado para contar la historia de 'Uno' en imágenes y en las que Galindo combina la pintura tradicional, a base de lápiz y acuarela, con las técnicas digitales.

A este respecto, ambos explican que han optado por el formato de álbum ilustrado para este proyecto, y futuros, porque les permite «plasmar ideas también adultas e interesantes». Explican que «jugamos al contraste; cuanto menos infantil es aparentemente el contenido de una historia de Marisa, yo intento ilustrarla lo más infantil que sé». Y opina: «Marisa me da las historias bastante crudas y yo las guiso bastante poco». Para concluir a una que, así, ofrecen «una literatura infantil muy saludable y con mucho condimento».

Historias de premio

En esta ocasión, 'Uno' son unas pocas líneas de una prosa rítmica. «Cada historia tiene su forma y encuentra su género. En eso me maravillo, porque a veces nacen poemas porque la propia historia te pide que sea así», dice esta experimentada escritora, que pone el acento en que «encontrar a un buen ilustrador es muy difícil». Y como muestra pone un botón: Alejandro acaba de ser seleccionado en el Concurso Internacional de Álbum Ilustrado del Cabildo de Gran Canaria, recién fallado, un honor entre 183 participantes de alto nivel de todo el mundo, con 'La cosa importante', el primer trabajo en el que además de las ilustraciones firma la historia y el texto que en el se cuentan. Marisa López Soria y Alejandro Galindo también fueron finalistas del IX Premio Internacional Compostela de Álbum Ilustrado con 'Por allí, el infinito', un concurso al que concurrieron 240 trabajos de 23 países y al que presentaron esta historia para adultos. Premios estos que vienen a confirmar la química entre ambos autores, ya demostrada en el primer libro que hicieron juntos, 'Rabo de lagartija', con el que en 2014 consiguieron el XXXIV Premio Destino infantil Apel-les Mestres.