La Verdad

Tonto el que no lea

Álex Yáñez expone en la librería La Madriguera del Conejo Blanco.
Álex Yáñez expone en la librería La Madriguera del Conejo Blanco.
  • Álex Yáñez expone sus fotografías en la librería La Madriguera del Conejo Blanco

Esta semana se ha celebrado el III Festival de Microedición y Guantazos '¡Hostia un libro!', hijo bastardo de la Feria del libro de Madrid, organizado por especialistas en el terreno de la edición independiente que llevan años montando conciertos, comisariando exposiciones y organizando duelos de espadas láser (no es broma). La renovación editorial corre a la velocidad de la luz con naves llenas de pocos pero entusiastas pasajeros. El asentamiento de este festival -este año se celebra en la Plaza de la Paja- acogerá buena parte de las pequeñas editoriales que han encontrado su hueco en Murcia en la recién abierta librería La madriguera del Conejo Blanco. Sus gestores, Manuel Ribero y Mar Gómez -dos admiradores del libro de Lewis Carrol-, saben que se han emplazado en lugar rebuscado que, no obstante, lograrán encontrar los seguidores de estas corrientes editoriales que también suelen ser buenos lectores de cómics. Por cierto, no quiero dejar de apuntar que también esta semana se celebran las V Jornadas del Cómic en Valencia. Junio es creativo.

La Madriguera del Conejo Blanco cuenta con una sección dedicada a la música indie y sus rarezas para coleccionistas, a saber: Marwan y sus poemarios, el diario fotográfico de Vetusta Morla o la colección completa del merchandising de Varry Brava. También hay un espacio para juegos de cartas no habituales en los lares de ocio, pero el cogollo fundamental lo compendia un selecto catálogo de títulos escogidos de editoriales conocidas como Akal, Norma Editorial, Taschen o Lunwerg, junto a microeditoriales con sorprendentes ediciones de libros y álbumes ilustrados, objetos, mapas... que ya solo por su nombre resultan arrebatadoras: Libros del Zorro Rojo, Pedrita Parker, Muguet, Coco Books, Es Pop, Amistades Particulares, La Mar es Frágil, La Lata de Sal, Frida Ediciones, Ya lo dijo Casimiro Parker, Diente de Perro, Harpo y Lola Camisetas, especializada en serigrafiar lemas y dibujos en prendas de todo tipo. El mejor: Tonto el que no lea.

En esta librería, como suele ser habitual en este tipo de establecimientos que promueven la cultura cercana, también hay una pequeña sala de exposiciones abierta a ilustradores y fotógrafos. Álex Yáñez Lafuente (Murcia, 1992), abre la programación con una muestra derivada de su trabajo de investigación en la Escuela de Arte dirigido por la docente Ana Ruth Caravaca. En su serie fotográfica 'En la nebulosa de Harlemville' -un barrio de Nueva York- este joven artista despliega el decálogo de lo que va a ser su trabajo posterior. Hombres perdidos, rígidos, que se saben observados, mirados y juzgados.

Él mismo señala: «Se puede apreciar un juego de colores, de geometría y de ritmo visual para lograr una atmósfera minimalista, con tintes surrealistas. Mi obra artística me ha permitido diseñar mi propio mundo, donde puedo dejarme llevar y ser libre». Atentos a la progresión. Solo este último mes ha logrado ser finalista en el II Concurso de Fotoproyecciones del Festival Santander Photo, ha participado en las IX Jornadas de Fotografía del Ateneo de Gijón y ha conseguido una beca 'Workshop Experience' (Madrid). Lo dicho: junio es creativo. Será la Luna.

Temas