La Verdad

Marisa López Soria y Alejandro Galindo, una pareja de cuento

Una de las ilustraciones del libro 'Rabo de lagartija', galardonado con el Apel-les Mestres. :: alejandro
Una de las ilustraciones del libro 'Rabo de lagartija', galardonado con el Apel-les Mestres. :: alejandro
  • La escritora y el ilustrador ganan, con 'Rabo de lagartija', el Premio Apes-les Mestres a la mejor obra infantil

Fue un auténtico «flechazo», que aunque ocurrió fruto del azar, se ha traducido en una gran alegría para la escritora afincada en Murcia Marisa López Soria (Albacete, 1956)y el ilustrador Alejandro Galindo (Murcia, 1967), colaborador de 'La Verdad': «Los dos somos de andar por las nubes y enseguida conectamos», asegura la autora. Con su primer trabajo conjunto, 'Rabo de lagartija', ambos han conseguido alzarse con el XXXIV Premio Destino infantil Apel-les Mestres, que, dotado con 4.500 euros, otorga desde 1981 la editorial Planeta bajo el sello Destino.

El galardón se dio a conocer ayer junto con el anuncio de la publicación de la obra, que tendrá lugar el próximo mes de enero, pero sus protagonistas ya sabían desde hace más de dos semanas el desenlace del galardón: «Ha sido horrible no poder decírselo a nadie», expresó ayer López Soria, «encantada de que las palabras pequeñas sean palabras mayores», dijo en alusión a la obra premiada.

Con 'Rabo de lagartija' presenta un álbum ilustrado «muy sencillo» en el que vuelca su visión de «cómo vive un niño inquieto el hecho de serlo, y cómo lo afrontan también sus padres y las personas que están a su alrededor»; aunque advierte: siempre «sin dar soluciones, porque las soluciones están en nuestro interior. Un buen cuento lo que tiene que tener es una propuesta». La obra, dirigido a público infantil y adulto, es, dice López Soria, «una edición muy cuidada» tanto en el texto como en los dibujos que lo acompañan.

El trabajo junto a Galindo, quien anteriormente ya había colaborado con otros autores en la ilustración de sus obras, ha sido «estupendo», reconoce la autora. De hecho, apuntan ambos -se conocieron a través de una amiga común-, «ya estamos embarcados en un nuevo proyecto conjunto». La experiencia, dice el ilustrador, «ha sido muy bonita. Marisa me ha dejado mucha libertad y hemos trabajado muy bien».

Los dibujos que acompañan a la obra de López Soria están elaborados con tinta y acuarela, y responden a un trazo «muy sencillo», explica su autor: «Buscaba que tuvieran soltura, como si fueran un apunte o un dibujo que haces en la esquina de un cuaderno».

Para Galindo, este premio es «una gran alegría» que espera que le abra las puertas a nuevos proyectos dentro del mundo editorial. «Estos reconocimientos dan gustico, pero no son fáciles, tanto ilustrador como escritor tienen que encontrar en el otro a la persona adecuada».