Cuatro médicos se enfrentan a dos años de cárcel por la muerte de un paciente

Los hechos se produjeron en un hospital privado en el que el enfermo, pese a su extrema gravedad, no fue ingresado en la UCI por falta de camas

EFEMurcia

La Fiscalía ha solicitado dos años de prisión e inhabilitación durante cuatro años para ejercer su profesión para cuatro médicos a los que acusa de un delito de homicidio por imprudencia por el trato que dieron a un paciente. Según el escrito de conclusiones provisionales del fiscal, a pesar del estado de gravedad del enfermo, derivado de una infección, este no fue ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) por falta de camas.

Los acusados son el director médico de un hospital privado de Murcia, P.M., el cirujano (A.A.) y dos médicos anestesistas (K.H. y M.R.), de los que se sostiene que con su forma de actuar «incrementaron de forma determinante las posibilidades de fallecimiento del paciente». Para el fiscal, el enfermo, que tenía 64 años cuando ocurrieron los hechos, debió haber sido ingresado en la UCI, y si el hospital donde había sido operado no contaba con una cama para ello, se debió hacer decidido su traslado a otro centro sanitario.

El fiscal relata que A.G. ingresó el 2 de abril de 2012, para someterse a una cirugía laparoscópica programada, con el objetivo de serle extirpado un adenoma velloso de colon. Al día siguiente tuvo que ser intervenido de nuevo, por un shock hipovolémico, siendo su estado muy grave, y a lo largo de toda la noche y la mañana siguiente desarrolló una hemorragia digestiva secundaria debido a una perforación en la unión entre el intestino delgado y el grueso.

La evolución del enfermo no fue positiva, con diversos episodios de hemorragias digestivas, hipotensión, taquicardia y, sobre todo, un descenso grave y significativo de hematocritos, que requirió de numerosas transfusiones de plasma y hematíes, añade el fiscal. «Esos síntomas hubieran requerido de ingreso en la UCI para diagnóstico y evolución e intervención quirúrgica más inmediata por parte del cirujano (A. A.), único medio para cortar la hemorragia masiva que se produjo».

Hemorragia cerebral

Pese a ello, se decidió que continuara en la sala de reanimación por falta de camas, produciéndose la muerte del paciente, el 11 de mayo, por una hemorragia cerebral en el contexto de una sepsis. El deceso se produjo en el hospital Virgen de la Arrixaca en el que finalmente había ingresado. Los acusados, además de las penas de prisión, se enfrentan a cuatro años de inhabilitación para el ejercicio de la Medicina.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos