Dónde crecen las flores que se regalan en San Valentín

Fernando Ríos arregla un ramo de rosas en su floristería en Murcia. /Juan Carlos Caval / AGM
Fernando Ríos arregla un ramo de rosas en su floristería en Murcia. / Juan Carlos Caval / AGM

La mayoría de las rosas vendidas en la Región para el día de los enamorados proceden de Alicante, Almería, Colombia y Ecuador

Marta Semitiel
MARTA SEMITIELMurcia

Regalar flores es una costumbre ancestral. Entender lo que significan algunas de ellas es un lenguaje solo reservado a los expertos. Por ejemplo, una rosa blanca “se regala en la primera fase del amor, esa en la que los pensamientos son más puros”, asegura Fernando Ríos, gerente y propietario de la floristería Fernando Hijo, ubicada en el centro de Murcia desde hace 48 años. Las de color rosa simbolizan el lujo y el amor, las amarillas sirven para pedir perdón, y las rojas son la pasión más fuerte.

Estas últimas son las protagonistas de la mayoría de felicitaciones en el día de San Valentín. En concreto, más de 10.000 rosas salen con motivo del 14 de febrero de las tres floristerías de Fernando, dos ubicadas en la capital y otra en Molina de Segura. Tras la rosa, las más vendidas son las orquídeas, que simbolizan el amor a primera vista, y los tulipanes, que se regalan cuando las relaciones tienen muchas “idas y venidas”.

El gran volumen de ventas se produce porque el 80% de los clientes que acuden a su floristería por San Valentín no son compradores habituales. “La crisis no ha bajado el número de clientes, ha bajado la cantidad de rosas que compran, pero la gente sigue viniendo igualmente”, asegura Fernando.

El negocio regional

La producción de rosas en la Región de Murcia se concentra en Canara (Cehegín), Mula y Puerto Lumbreras; sin embargo, la mayoría de estas flores del amor no están listas para el mes de febrero. La mayoría de las rosas vendidas en la Región para el día de los enamorados proceden de Alicante, Almería, Colombia y Ecuador. Según Ríos, las rosas regionales “las cultivan productores muy pequeños que no pueden invertir en métodos competitivos”. Por esta razón, casi toda la rosa cultivada por murcianos se distribuye a partir del mes de marzo.

En torno al resto de especies sí que existe negocio floricultor todo el año. Una de las empresas que las cultiva es Beneflor, ubicada en Alhama de Murcia. Su gerente y propietario, Francisco Benedicto, confirma la versión de Ríos: “El volumen de rosas de origen regional y nacional cayó hace unos 20 años, cuando la competencia extranjera empezó a venderla a menor precio e incluso, en ocasiones, con mayor calidad”.

Una trabajadora de Beneflor cochesa margaritas en uno de sus invernaderos.
Una trabajadora de Beneflor cochesa margaritas en uno de sus invernaderos. / Marta Semitiel

De las ocho hectáreas de Beneflor se abastecen alrededor de 100 clientes, en gran parte mayoristas que distribuyen el producto a los floristeros. En ellas crecen más de 20 especies, entre las que destacan el crisantemo, el lilium, la gerbera y el tulipán. Sin rosas, Benedicto asegura que “cada vez hay menos aumento de ventas por San Valentín. La flor variada se consume porque es más barata que la rosa, pero los volúmenes han bajado mucho en la última década”.

Más allá del 14 de febrero, el productor considera que en España existe “poca cultura de la flor en casa, algo que sí tienen otros países europeos, en los que la compra de un ramillete es habitual”. Benedicto reconoce que cambiar las costumbres arraigadas “es algo muy difícil, pero yo invitaría a todo el mundo a poner una sola flor en su casa, para que experimenten cómo cambia el ambiente un gesto tan sencillo como ese”, incide.

La exportación de flores

El 20% de la producción de Beneflor se destina al mercado internacional. Rusia, Alemania, Francia, Polonia y Bielorrusia son los principales compradores de esta productora alhameña. Pero su propiertario reconoce que la exportación “es muy compleja porque tenemos que cumplir muchos requisitos fitosanitarios y las exigencias de calidad son cada vez mayores. Además, hay que hacer muchas pruebas para que la flor vaya en un transporte frigorífico durante una semana y llegue en buen estado”.

Las exportaciones murcianas en el sector de la floricultura crecieron un 58% en 2016, pasando de 1,43 a 2,26 millones de euros. Un comercio en auge, según datos de la consejería de Empleo, Universidades y Empresa, que destaca que, entre los meses de enero y noviembre de 2017, las exportaciones ya superan el total de beneficios de 2016, situándose en los 2,27 millones de euros. La Región de Murcia es la quinta comunidad autónoma que más flores exporta y su volumen de ventas al extranjero representa el 6,2% del total nacional.

La Consejería destaca, además, que los principales compradores de flor de la Región en los siete primeros meses de 2017 fueron Reino Unido (880.000 millones de euros), Países Bajos (750.000 euros) y Hungría (290.000 euros).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos