Corvera podrá gestionar un avión cada cuatro minutos en hora punta

El aeropuerto tiene que repetir los vuelos de calibración para comprobar el estado de los equipos de navegación en tierra

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

La certificación del aeropuerto de Corvera para que pueda operar a final de año tendrá que empezar desde cero, y eso incluye los vuelos de calibración y verificación de las maniobras de despegue y aterrizaje de las aeronaves. Las pruebas que se realizaron en los años 2012 y 2014, cuando Sacyr-Aeromur era la concesionaria, tendrán que repetirse debido a que ha cambiado el gestor aeroportuario, al hacerse Aena con el contrato. El aeropuerto está dimensionado para acoger 16 operaciones en hora punta, cuatro por minuto.

La Consejería de Presidencia y Fomento explicó que la avioneta de calibración regresará para realizar las comprobaciones, que estarán apoyadas desde tierra por personal técnico de Enaire, gestor de navegación aérea de Aena. No basta con que las evaluaciones de años anteriores fueran positivas, ya que hay que verificar desde el aire que los sistemas de ayuda a la navegación aérea instalados en tierra funcionan de manera correcta, sobre todo después del tiempo transcurrido con el aeropuerto cerrado. Responsables de Aena indicaron en su visita del domingo pasado que los equipos instalados por la anterior concesionaria están aparentemente en buen estado, y serán probados durante el proceso de certificación.

El 90%, turismo europeo

El aeropuerto de Corvera fue construido -las obras acabaron en 2012- para atender una demanda de tráfico de cuatro millones de pasajeros anuales al final de la concesión de 25 años, y sobre la base de un escenario turístico optimista. El 90% de pasajeros corresponderá a rutas y destinos de la Unión Europea en aerolíneas 'low cost', regulares y no regulares. El resto serán vuelos nacionales. Las previsiones del Plan Director, que aprobó el Ministerio de Fomento antes de la crisis económica que estalló en el año 2008, siguen siendo válidas para la Consejería de Fomento, más ahora con el tirón del sector turístico. Estos cálculos reflejan un escenario conservador de 3 millones de pasajeros en un plazo de 25 años, el triple de la demanda actual en el aeropuerto de San Javier.

Aena tendrá un plazo de 8 meses para certificar las instalaciones; la Consejería cree que habrá tiempo

El campo de vuelo y la terminal de Corvera se diseñaron y construyeron en función de la capacidad y demanda de las fases de inicio y final de la concesión. A pleno rendimiento, se prevén 140 operaciones de aterrizajes y despegues en día punta. En hora punta se podrán realizar 16 maniobras, una cada 4 minutos. Será el equivalente a 2.700 pasajeros que transitarán por la terminal en esos momentos.

A raíz de la firma del contrato que tuvo lugar la semana pasada entre el presidente López Miras y el responsable de Aena, Jaime García-Legaz, la operadora dispondrá plenamente de las instalaciones con un Acta de Entrega en el plazo máximo de un mes. A continuación, el Gobierno regional dictará la orden para designar a Aena gestor aeroportuario de Corvera, un título que le permitirá iniciar formalmente los trámites para la certificación.

El Plan Director prevé 4 millones de pasajeros al final de la concesión, en un escenario optimista

Aena dispondrá de ocho meses para obtener todos los permisos de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, según el contrato. Si se excede ese tiempo, Aena será compensada si no es responsable de las causas del retraso. La Consejería de Fomento explicó que se trata de una previsión basada en la experiencia de Aena en su red de aeropuertos, sin olvidar que el órgano que finalmente certifica es Aesa. «En todo caso, es un plazo razonable, considerando que el aeropuerto se encuentra finalizado y ya fue certificado en 2014. Sirve parte de la documentación anterior», señaló.

La ejecución del contrato se desarrollará a «riesgo y ventura» de la concesionaria, que no tendrá derecho a indemnización o compensación por daños y perjuicios, salvo por causa de fuerza mayor. Otra cláusula apunta que el Gobierno regional deberá restablecer el equilibrio económico-financiero cuando se produzcan determinas circunstancias. El pliego de condiciones se remite «a los supuestos contemplados en la Ley de Contratos del Estado y en los amplios antecedentes doctrinales y jurisprudenciales», indicó la Consejería. Uno de los supuestos se basa en un cambio normativo que afecte a las condiciones del contrato.

No habrá prórroga

Aena considera que el tráfico de mercancías será testimonial, según los datos que maneja dentro de la red aeroportuaria nacional. No obstante, el Gobierno regional ha previsto recaudar un 10% cuando se superen las 50.000 toneladas anuales, una cifra muy lejos de alcanzar. Aena recibirá contraprestaciones por la explotación de las instalaciones, bien sea dentro de la terminal, como de las actividades relacionadas con la zona de actividades complementarias. La oferta prevé unos ingresos por alquiler de suelo, oficinas y almacenes.

La operadora abonará un canon por pasajero a la Comunidad Autónoma, cuya cuantía varía en cada uno de los cuatro tramos en los que se ha dividido la concesión (oscilará de 84 céntimos a 2,90 euros). Los ingresos mínimos anuales a percibir por la Comunidad serán el resultado de multiplicar el canon por pasajero ofertado por el tráfico mínimo. Aena mejoró la oferta inicial en un 15%. En el contrato no está prevista la prórroga. Al finalizar el período concesional de 25 años se licitará un nuevo contrato de gestión y explotación del aeropuerto.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos