Correa: «Si lo que le hacen a Lula fuera en Venezuela, ya estaría invadida»

El expresidente de Ecuador, Rafael Correa, en el Campus de la Merced./Guillermo Carrión / AGM
El expresidente de Ecuador, Rafael Correa, en el Campus de la Merced. / Guillermo Carrión / AGM

El expresidente de Ecuador advierte en Murcia de que «la ira popular terminará por explotar»

Fuensanta Carreres
FUENSANTA CARRERESMurcia

Asediado en su país con tantas causas penales «como Al Capone» por parte el gobierno actual, el expresidente de Ecuador Rafael Correa recibió ayer un baño de apoyo y refrendo en la Universidad de Murcia, donde pronunció una conferencia sobre los retos y desafíos que enfrenta América Latina, arropado y jaleado por centenares de compatriotas. Indignado por el «retroceso clamoroso» que vive su país -él fue presidente desde enero de 2007 hasta mayo de 2017-, Correa pidió en Murcia que se investigue lo que está sucediendo en Ecuador, pues en estos once meses de gobierno de Lenín Moreno «ya no queda nada de la Constitución y nadie dice nada. La ira popular que se está expresando terminará por explotar; no sé en qué acabará y desembocará todo esto».

El exmandatario ecuatoriano, «inmensamente agradecido a Murcia por recibir como recibieron a nuestros hermanos ecuatorianos, pobres expulsados que con tanto sudor ganaban su dinero en Murcia», denunció también la situación que atraviesa el expresidente de Brasil: «Si lo que le están haciendo a Lula da Silva hubiera sucedido en Venezuela como opositor, ya estaría invadida», pero como es un dirigente de izquierdas, y se lo hace un gobierno de derechas, «no pasa nada», lamentó Correa, quien mantuvo un contacto con los medios de comunicación y con su anfitrión, en el rector de la Universidad de Murcia, antes de la conferencia, a la que asistió el diputado de Podemos Óscar Urralburu.

Correa, para quien las madres emigrantes que dejaron su país para trabajar en Europa «son las heroínas de nuestro tiempo», lamentó que «con la vuelta de las élites al poder, los banqueros y las embajadas, hemos pasado del estado de derecho al estado de opinión», y se quejó del destrozo del nuevo gobierno ecuatoriano a la «revolución educativa» que realizó en sus años de mandato.

Encuentros con políticos

El exmandatario, quien calificó de «éxito» la marcha en su apoyo celebrada el martes en Quito, se reunirá los próximos días con dirigentes de formaciones políticas y sindicales como Alberto Garzón, coordinador federal de Izquierda Unida; Irene Montero, portavoz de Podemos; Unai Sordo, secretario general de Comisiones Obreras, y Xavier Domènech, coordinador general de Catalunya en Comú.

«Me gustaría conocer a Puigdemont»

Residente en Bélgica desde hace dos años, Rafael Correa dijo ayer que no ha tenido ocasión de coincidir allí con el expresidente catalán Carles Puigdemont, pero confesó que «me gustaría», ya que le respeta «mucho», a él y al pueblo catalán. «Lo quiero mucho y es complicada la situación», aseguró el expresidente, quien recordó que volverá a ser candidato a la Presidencia porque «me inhabilitaron con una consulta».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos