Sin controles sobre la actividad privada

Los auditores advierten de la «inexistencia de procedimientos» para vigilar el cumplimiento de la exclusividad

J. P. P. MURCIA

Los auditores de Deloitte advierten de la «inexistencia de un procedimiento» en el Servicio Murciano de Salud para «detectar facultativos que se encuentran prestando servicios en centros privados». Esto conlleva un «riesgo alto» de que haya médicos «cobrando el complemento por no compatibilidad que estén trabajando en centros privados», alertan los autores del informe.

Pero el problema va más allá de la nómina. Si no hay procedimientos para controlar quién compagina su puesto con la actividad privada -al menos no los había hasta 2015, fecha de la auditoría-, significa que tampoco los hay para comprobar el cumplimiento de la normativa, que establece, por ejemplo, que no se puede trabajar en servicios privados que mantengan conciertos con el área de salud en la que trabaja el profesional, o que la actividad privada no puede interferir con los horarios laborales del SMS. La auditoría señala, en este sentido, la «inexistencia de controles de presencia para determinado personal facultativo». Ello impide «trazar la realización de la jornada laboral».

También se apunta, como ocurría ya en auditorías anteriores, a la necesidad de mejorar «el control sobre la realización de horas de atención continuada y prolongaciones de jornada». En todo caso, en 2015 el SMS ya había ordenado las retribuciones variables con respecto a ejercicios anteriores, en los que la Intervención de la Comunidad advirtió de una gestión caótica, hasta el punto de detectar 443.000 euros en pagos indebidos.

Fotos

Vídeos