Consistorios, ONG y escuelas palían el vacío por el cierre de los comedores en verano

Dos alumnos, en el comedor escolar convencional de un colegio de Murcia./Nacho García / AGM
Dos alumnos, en el comedor escolar convencional de un colegio de Murcia. / Nacho García / AGM

El número de plazas subvencionadas para niños sin recursos se incrementa un tercio con respecto al pasado año, hasta las más de 2.200

Fuensanta Carreres
FUENSANTA CARRERESMurcia

El almuerzo completo que garantiza a los más de 5.000 niños con beca una comida equilibrada al día en el colegio se tambalea en verano, con el fin de curso y el cierre de los comedores escolares. Las llamadas de atención y las denuncias de los últimos años han terminado surtiendo efecto, y este verano se verán incrementadas más de un tercio las plazas subvencionadas en comedores de escuelas infantiles municipales, ONG, fundaciones y otras entidades. Serán al menos 2.200 los menores de hogares sin recursos los beneficiados por las ayudas. Una cifra que, a pesar del aumento acumulado en tres años, no cubre ni a la mitad de los menores que durante el curso, por la situación de precariedad económica que viven en sus hogares, tienen derecho a una beca en el comedor escolar.

Los ayuntamientos y organizaciones encajarán los servicios de comedor subvencionados en la programación de ocio de las escuelas de verano municipales ubicadas en los propios colegios, y en las que los niños podrán quedarse a almorzar ampliando el horario hasta las tres. Otras se instalarán en los centros de atención a la infancia y de conciliación. El municipio de Murcia ofertará durante el mes de julio 26 escuelas de verano subvencionadas con comedor con 814 plazas, organizadas y financiadas por distintas entidades. La Concejalía de Derechos Sociales gestionará directamente nueve en colegios públicos. «El objetivo pasa por facilitar que los menores sin recursos disfruten de actividades de ocio y deporte sano de nueve a dos de la tarde, y que se les garantice el almuerzo en el comedor del centro», detalló la concejal Conchita Ruiz Caballero.

Organizaciones y fundaciones como Columbares, Cáritas y Proyecto Abraham completarán la oferta, conscientes de que la vulnerabilidad de los menores en riesgo de pobreza, cuatro de cada diez murcianos, se recrudece en verano. «La alimentación que se les ofrece es básica, quizá es la única completa nutricionalmente que reciban en el día, pero también las actividades y salidas que realizan. Hay niños que no han visto el mar, ni la Catedral, y mucho menos Terra Natura, que es una excursión que les encanta porque no tienen otra ocasión», dice Úrsula Rocamora, responsable del programa Caixa por la Infancia y gestora de las tres escuelas que realiza Columbares para 110 niños sin recursos en tres colegios de Murcia. Escolares con los que la fundación ya trabaja en invierno con programas de refuerzo escolar, y que con la escuela de verano logran acortar a solo un mes, el de agosto, el tiempo que pasan desatendidos en verano.

La alimentación de los llamados 'niños llave' se resiente en verano. Según el informe de la Fundación Educo, el 15% de los niños comieron el pasado verano sin compañía de un adulto. El 3,2% de los menores de 16 años no pudieron comer carne, pollo o pescado cada dos días. Unas cifras que preocupan también al Ayuntamiento de Cartagena, que este año incrementará un 35% sus becas, hasta 850 niños, en los comedores escolares que se abrirán durante julio y agosto en una decena de colegios.

En Archena la iniciativa ha partido de la Liga por la Educación, que exprime los recursos que le llegan del Estado para sacar adelante setenta becas para escuela de verano con comedor en los colegios Micaela Sanz y La Fuensanta, donde los chicos desayunan, comen, hacen deporte y realizan actividades de ocio desde hace tres años durante el mes de julio.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos