Consideran «intocable» el Trasvase

M. B. B. MURCIA

«El Trasvase Tajo-Segura es fundamental», subrayan a la vez la plataforma de las desaladoras y el presidente de los regantes del acueducto Tajo-Segura (Scrats), Lucas Jiménez. Este ha sido invitado a la asamblea del miércoles para explicar la posición del Sindicato, y el papel que le tocaría desempeñar en este proyecto. La idea es que la nueva comunidad de regantes que se constituya -nacida de los titulares de aguas subterráneas- quede integrada en el Scrats. Lo cierto es que los regantes y usuarios que se sumen al proyecto son los mismos que ya pertenecen a las comunidades de regantes del Campo de Cartagena y de otras zonas, integradas a su vez en el Sindicato.

A efectos prácticos, el agua de las nuevas desaladoras tendrá que llegar a las explotaciones a través de los canales del Postrasvase Tajo-Segura, y la mejor forma de hacerlo es conectar en el Azud de Ojós, donde nacen los ramales de la margen derecha e izquierda. Eso permitiría una gestión integral de la mayoría de los recursos, lo cual conduce a que haya un único gestor. En el caso de que el Scrats participe, sería el titular de la concesión, de la misma forma que actuará en la desaladora de Torrevieja, propiedad de Acuamed.

A juicio de Jiménez, hay que situarse en un escenario de normalidad: agua del Trasvase mezclada con la desalación. La situación actual es totalmente anómala, dado que el acueducto está cerrado desde mayo, y seguirá así mucho más tiempo si no se recarga la cabecera del Tajo. Jiménez recordó que el Trasvase «es intocable», y que cualquier decisión que se tome sobre la desalación será previa consulta con las comunidades de regantes. La plataforma ha tomado esta iniciativa porque el Ministerio y los partidos políticos no ofrecen soluciones al déficit de agua.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos