«El consenso acaba otorgando una mayor legitimidad a los gobiernos»

María Dolores Abellán. / Nacho García / AGM

Dolores Abellán Giménez Abogada y experta en Transparencia

M. R. MARTÍNEZ

Aviso a navegantes. No basta con escuchar a los ciudadanos, «hay que querer entender» y dialogar con ellos. Es lo que piensa la abogada, consultora y experta en Transparencia e Igualdad María Dolores Abellán, coordinadora de un estudio pionero sobre el nivel de responsabilidad social de los ayuntamientos de la Región. La investigación, que se presenta hoy (11 horas, salón de grados de la Facultad de Economía, en Espinardo), aporta algunas claves para que los consistorios sepan ganarse la confianza de sus vecinos.

-¿Qué objetivos se marcaron a la hora de acometer este estudio?

-El reto era explorar cómo se aplica la responsabilidad social en los consistorio analizando principalmente la información que publican en sus páginas web. Se trataba de contrastar la aplicación de los principales enfoques teóricos, las normas y requerimientos y sus principales indicadores a nivel económico, social y ambiental. Desde algunas regiones ya nos han transmitido el interés por importar nuestro modelo.

-Y a tenor de los resultados, ¿qué aporta de nuevo esta investigación?

-Contribuye a que la ciudadanía conozca en qué medida los ayuntamientos están practicando responsabilidad social y rindiendo cuentas al respecto. También identifica las fortalezas y debilidades en un municipio como punto de partida para la mejora de la gestión.

-¿Han podido constatar si las administraciones locales se muestran más implicadas con esa nueva manera de gestionar?

-En general, podríamos decir que se están familiarizando con esta manera de gestionar más participativa, pero creo que no se está logrando en demasía la sensación de proximidad y la generación de confianza en los ciudadanos.

-Da la sensación de que los gobiernos, en muchas ocasiones, van a remolque de las demandas de los ciudadanos. ¿Radica el problema en que no escuchan lo suficiente a los vecinos?

-Es que no solo hay que escuchar, hay que querer entender. La responsabilidad social se basa en el dialogo con los grupos de interés; el dialogo facilita la toma de decisiones y el consenso acaba otorgando mayor legitimidad a la actuación de gobierno. Los ayuntamientos que han participado en el estudio y los técnicos municipales que han desarrollado el cuadro de indicadores han visto en la responsabilidad social una gran oportunidad para mejorar.

-¿Es la polémica por el soterramiento del AVE en Murcia un ejemplo de esa posible desconexión entre Administración y ciudadanos?

-Aplicando postulados de responsabilidad social se puede llegar a soluciones más satisfactorias para todas las partes. El diálogo y la negociación responsable son fundamentales en cualquier conflicto, así como las políticas que promocionen la igualdad entre los ciudadanos que viven en el centro y los que residen en barrios periféricos.

-Como administración más cercana al ciudadano, ¿cuál es el papel de los ayuntamientos a la hora de lograr una sociedad más justa?

-Primordial. Las prácticas responsables posibilitan una proximidad real, haciendo al ayuntamiento más accesible a los grupos de interés y a los ciudadanos en general, facilitando así su intervención en el diseño y desarrollo de las políticas que se van a llevar a cabo en el municipio. Aplicar la responsabilidad social en una organización significa querer hacer las cosas bien y asumir un comportamiento ético en el desempeño de la gestión. Significa velar por la igualdad de oportunidades, cuidar de las generaciones futuras conservando y mejorando nuestro patrimonio actual.... Sin duda, un buen camino para lograr una sociedad más justa.

-¿En qué áreas tendrían que incidir más los consistorios?

-Medio ambiente y sostenibilidad merecen una atención prioritaria en nuestra región debido a los problemas de escasez de agua y el alto riesgo de desertificación. Todos los criterios de responsabilidad social que se apliquen resultan necesarios: una mejor gestión de agua, políticas de eficiencia energética, uso de energías renovables, control de vertidos, etc. Por otro lado es fundamental fomentar una agricultura y un turismo sostenible. Nos va el futuro en ello.

Fotos

Vídeos