La Comunidad prevé recaudar un 10% más con los impuestos ambientales

Introducirá una serie de modificaciones técnicas para mejorar la gestión de unos tributos que están congelados desde que se crearon en 2006

Julián Mollejo
JULIÁN MOLLEJOMurcia

La Comunidad Autónoma se ha propuesto aumentar la recaudación de sus tres impuestos ambientales, pero sin tener que elevar las cargas fiscales de las empresas afectadas. Para ello, la Consejería de Turismo, Cultura y Medio Ambiente prepara una serie de modificaciones, sobre todo técnicas, con el fin de mejorar la gestión de estos tres tributos que aportan cada año a las arcas regionales unos 2,3 millones de euros.

El director general de Medio Ambiente, Juan Madrigal, calcula que con la aplicación de los cambios previstos la recaudación anual podría mejorar aproximadamente un 10%

Lo que no se plantea la Consejería que dirige Javier Celdrán, dado que iría en contra de la política fiscal del Gobierno autónomo, es aumentar los tipos de unos impuestos que desde el año que se crearon, en 2006, no han variado. «La carga tributaria es razonable, ya que su finalidad solo es compensar a la Región de Murcia por la afección al medio ambiente que la actividad de algunas empresas tienen», comenta Juan Madrigal.

Tampoco son muchas las empresas que pagan por estos tributos, apenas algo más de cincuenta, una cifra que casi no ha variado en los últimos años.

Los tres impuestos se crearon a través de la ley de medidas tributarias que acompañó a los presupuestos de la Comunidad Autónoma de 2006, y su finalidad nunca fue exclusivamente recaudatoria, ya que desde el primer día el dinero recaudado por ellos se destinó por entero -así lo establece la ley- a financiar las medidas para la protección del medio ambiente que decida el Gobierno regional.

El primero de ellos grava el almacenamiento o depósito de residuos en la Región de Murcia, y lo pagan al final de cada año 23 empresas.

Mayor control

El segundo es el impuesto de vertidos al mar, cuyo hecho imponible es el vertido a las aguas litorales que se realice desde tierra a cualquier bien de dominio público martítimo-terrestre o a su zona de servidumbre de protección. Una quincena de empresas son las que tributan por este impuesto, la mayoría situadas en el Valle de Escombreras.

El último de este trío impositivo es el de emisiones de gases a la atmósfera, por el que contribuyen cada año a la Comunidad 16 empresas de la Región de Murcia que expulsan al aire dióxido de azufre, óxidos de nitrógeno, compuestos orgánicos volátiles o amoniaco.

Lo que se propone ahora la Dirección General de Medio Ambiente es mejorar la liquidación, recaudación y gestión de estos impuestos, con lo que se espera conseguir un aumento de los ingresos, pero también hacer más fácil y ágil su pago para las empresas.

Uno de los cambios consistirá en extender al impuesto de vertidos al mar el sistema de pago fraccionado que se aplica en los otros dos tributos. También está previsto revisar las bases imponibles y las cuotas que se abonan por el impuesto de emisiones de gases a la atmósfera, y el procedimiento de comprobación de los censos tributarios.

Los tres impuestos se pueden liquidar de manera telemática al final de cada ejercicio, y Medio Ambiente considera también que es necesario realizar varias mejoras en la plataforma informática empleada por las empresas con el fin de simplificar y agilizar los trámites para su abono.

Juan Madrigal insiste en que uno de los principios de la Consejería con la reforma de estos tres impuestos es «mantener las cargas tributarias» a las empresas, ya que las modificaciones previstas solo «buscan mejorar la gestión y la recaudación».

La reforma se incluirá en la ley de acompañamiento de los presupuestos

El Gobierno regional se comprometió a que la reforma de los tres impuestos ambientales de su competencia se realizaría a través de un proyecto de ley, con el fin de unificar en un texto único y exclusivo la legislación existente sobre estos tributos, cuya creación en 2006 ni siquiera se hizo con una ley propia, sino que se incluyó en la ley de acompañamiento de los presupuestos de dicho año. Así figuraba en el calendario legislativo para el nuevo periodo de sesiones de la Asamblea Regional que el Consejo de Gobierno aprobó en noviembre del pasado año. Sin embargo, el Ejecutivo ha decidido finalmente, por considerarlo «más útil», realizar las modificaciones a través de la ley de medidas tributarias que complementará la ley de presupuestos de la Comunidad Autónoma de 2018.

Fotos

Vídeos