La Comunidad impulsa el rescate de 2.500 empresarios que se arruinaron por la crisis

López Miras y Hernández (centro) con representantes de las entidades financieras y colegios profesionales que se han sumado al Plan Renace. / Juan Carlos Caval / AGM

Cinco bancos se suman a un plan que tratará de buscar acuerdos extrajudiciales para que estos autónomos se liberen de deudas

Alicia Negre
ALICIA NEGREMurcia

El Ejecutivo regional eligió con celo el escenario para presentar su última apuesta. Con la iglesia de San Esteban en plena rehabilitación como telón de fondo - «una joya del Renacimiento»-, el presidente regional, Fernando López Miras, presentó ayer el Plan Renace. Rodeado de un nutrido grupo de representantes de entidades financieras y colegios profesionales, el jefe del Ejecutivo regional desgranó los detalles de este programa, que podría ayudar a unos 10.000 empresarios que se vieron obligados a bajar la persiana de su negocio por la crisis. La Comunidad estima que serán unos 2.500 los que tratarán de beneficiarse de la iniciativa inicialmente.

«Es el momento de devolver el esfuerzo, de agradecer el entusiasmo, de aportar y de poner en valor el sacrificio de estos emprendedores brindándoles nuevas oportunidades», resaltó López Miras. «El plan va dirigido a empresarios que tuvieron que afrontar obstáculos que injustamente hoy les siguen lastrando».

Con el compromiso de cinco entidades bancarias y trece colegios profesionales, este proyecto pretende tender una mano a los ciudadanos que vieron cómo su empresa se iba a pique en los duros años de la recesión y que aún arrastran las cargas financieras derivadas de ese fracaso. El objetivo es que, mediante acuerdos extrajudiciales, puedan reducir o eliminar las deudas que les impiden embarcarse en un nuevo proyecto empresarial y crear empleo.

La ley de Segunda Oportunidad, que el Gobierno aprobó hace dos años, solo logró un acuerdo en 2016 López Miras afirma que las entidades ofrecerán la exoneración de una carga media de 150.000 euros por beneficiario

Este plan trata realmente de hacer valer la ley de Segunda Oportunidad, que el Consejo de Ministros aprobó en febrero de 2015 y que, según reconoció ayer el consejero de Empleo, Universidades y Empresa, Juan Hernández, «por defecto procedimental y por falta de acuerdo de los intervinientes no se ha llevado bien a término». Esta norma estatal debía permitir a los autónomos y familias reestructurar y reducir sus deudas de una forma más ágil y sencilla antes de recurrir al procedimiento concursal mediante un acuerdo extrajudicial de pagos. El pasado año, sin embargo, solo se alcanzaron 17 de estos acuerdos en España, uno de ellos en la Región.

La Comunidad pretende ahora crear un mecanismo que facilite el desarrollo de esta ley y, por tanto, la búsqueda de acuerdos extrajudiciales implicando a entidades financieras y a colegios profesionales. Hasta la fecha cinco bancos se han subido al carro -BMN, Cajamar, Sabadell, Caja Rural y Avalam- y la Consejería trabaja para aumentar ese número.

Según explicó el consejero del ramo, el programa está abierto a deudores de buena fe -esto es, que no hayan incurrido en una situación de insolvencia de manera voluntaria- «que se hayan visto perjudicados por la crisis para que puedan reestructurar sus deudas con los principales acreedores, que en este caso son las entidades bancarias». El Ejecutivo estima que la carga media exonerada rondará los 150.000 euros por reemprendedor, así que, de desarrollarse según la hoja de ruta prevista por el Ejecutivo, el plan supondría la renuncia de las entidades financieras a recuperar cientos de millones de euros.

Una de las principales novedades que incluye este plan, según explicaron fuentes del Ejecutivo, es que la exoneración no se ceñirá exclusivamente a las entidades financieras, sino que incluirá también las deudas con acreedores, Hacienda y Seguridad Social. En estos dos últimos casos se contempla establecer un calendario de pagos que facilitaría que los empresarios optasen a ayudas a las que no podrían acceder en condiciones normales por tener deudas con la Administración.

Las obras de la iglesia de San Esteban -que se vieron aplazadas por la crisis económica- acogieron el acto de escenificación de la puesta en marcha de este programa, que comenzará a rodar en septiembre y contempla cuatro líneas de actuación. Más allá de esa búsqueda de acuerdos para liberar a los emprendedores de su deuda impagada, el proyecto prevé «que el reemprendedor pueda formar una nueva pyme sin realizar fraude de ley, e incluso que pueda incorporarse al mundo laboral por cuenta ajena sin la persecución de los embargos».

La iniciativa también incluye un programa de formación en materia de gestión empresarial para los reemprendedores. Recibirán, asimismo, apoyo en la búsqueda de espacio para la ubicación de su nuevo negocio, así como en su proceso de constitución y, además, serán asesorados específicamente para la captación de financiación.

«Queremos ayudarlos a retomar un camino que nunca debieron abandonar», recalcó López Miras, quien incidió en el papel que los empresarios cumplen en la creación de empleo y riqueza en la Región. «Estaríamos fracasando si permitiésemos que alguien se quedase atrás en este crecimiento económico».

Más

Fotos

Vídeos