La Comunidad asegura que el primer semestre deja «el mayor descenso del paro de la historia»

El desempleo vuelve a caer, un 1,65%, en el arranque de la campaña estival, pero manda la temporalidad

A. NEGRE / L. PALACIOSMURCIA.

Junio, un mes tradicionalmente positivo para el mercado laboral, trajo de la mano este año una buena noticia -una nueva reducción del desempleo que pone el colofón «al mejor semestre de la historia de la Región», según precisó el consejero de Empleo, Juan Hernández-, pero también una mala. La comunidad afrontó la peor destrucción de empleo en un mes de junio de los últimos años, según advirtió la Confederación Regional de Organizaciones Empresariales de Murcia (Croem). Un tropezón que la patronal achaca al impacto que la sequía ha tenido en el campo.

El arranque de la temporada estival dejó en la Región un nuevo descenso del desempleo, del 1,65%, que redujo en junio la cifra de parados hasta las 103.278 personas, según los datos facilictados ayer por el Ministerio de Empleo. Esta nueva mejoría quedó lejos de la registrada a nivel nacional, con un descenso del 2,84%. No en vano, fue la tercera más baja del país, solo por detrás de Canarias y Andalucía, con un 1,20% y un 1,25%, respectivamente.

Junio finaliza en toda España con casi cien mil parados menos y 87.000 empleos más El sector servicios, ante un verano prometedor, es el que tira del carro

En toda España, casi 100.000 parados menos y 87.000 empleos más es el buen resultado que deja junio en el mercado laboral. Tras bajar el paro concretamente en 98.317 personas, el número de desempleados alcanza su nivel más bajo de los últimos ocho años y se sitúa en 3.362.811 ciudadanos.

También en este mes de junio se registró la mayor caída anual de toda la serie histórica: 404.243 parados menos, lo que supone una reducción cercana al 11% y que asciende hasta el 16,5% para el colectivo de menores de 25 años. También a nivel interanual las cifras esbozan un panorama más halagüeño para la comunidad. La cola del paro se aligeró en más de 13.500 personas entre este junio y el del pasado verano. Una caída, del 11,6%, que supera la registrada a nivel nacional.

El buen comportamiento del primer semestre de este año fue enaborlado ayer por el Ejecutivo regional para defender los resultados de sus políticas de empleo. «Son los mejores seis meses de la historia de la Región», subrayó el consejero -los registros cuentan desde el año 1996-.

«Las reformas económicas y el impulso de las medidas que contiene la Estrategia por el Empleo de Calidad están ofreciendo resultados palpables y demostrando su eficacia: se está favoreciendo la inversión, la creación de nuevos negocios, y, como consecuencia de ello, se está produciendo un descenso del paro».

El pasado junio, pese a la mejora de los datos de desempleo, descendió la contratación hasta un 14,5%. Un fenómeno que no cuadra con el repunte de un 3% registrado en el resto de la geografía española. De acuerdo a los datos del Ministerio, a nivel interanual, sin embargo, la contratación aumentó un 11,9% -11.648 contratos más- frente al 8,81% de aumento que se vivió en España.

La rebaja de junio se vio impulsada sobre todo por las contrataciones del sector servicios, que aumentó sus plantillas a la espera de un verano que se prevé prometedor. Hasta 1.608 personas salieron del paro en este sector, aunque también fue un buen mes en el sector de la construcción (-155) y para el colectivo que no tenía un empleo anterior (-440).

Los vientos soplaron peor para el sector de la agricultura que, como ya advirtió la patronal, vivió un mes de junio bastante negro. Sumó 454 parados más a su lista y la cifra de altas en la Seguridad Social se desplomó.

El horizonte optimista que perfila el descenso generalizado del paro se volvió a ver ensombrecido, además, por el avance de la temporalidad, que se impuso en el 94,2% de los cerca de 110.000 contratos firmados. Los sindicatos no ocultaron su preocupación por el avance de los contratos con fecha de caducidad y reclamaron una política socioeconómica dirigida a estimular un cambio de modelo productivo, donde tengan especial protagonismo los sectores industriales y tecnológicos para incrementar el crecimiento de empleo y poder superar la temporalidad y la baja calidad de las contrataciones.

Junio trajo de la mano, además, una aparente paradoja en el mercado laboral regional. El paro descendió a la vez que lo hicieron las afiliaciones a la Seguridad Social. Preguntado por esta cuestión, el director del Servicio Regional de Empleo y Formación (SEF), Alejandro Zamora, remarcó que ambas son estadísticas distintas. Además, aseguró que, en épocas de estacionalidad, como verano o Navidad, son muchas las personas que no llegan a apuntarse en el paro ante la expectativa de encontrar rápidamente un puesto. Zamora hizo hincapié, además, en que el dato recogido por el Ministerio es el de afiliación media -no real- y sostuvo que este finalmente puede ser mayor.

En este fenómeno, sin embargo, otros entrevén un cierto 'efecto desánimo', esto es, el reflejo de muchos murcianos que, al no cobrar ya prestación por desempleo y haber perdido la esperanza de encontrar un trabajo, desisten de seguir vinculados al SEF. El responsable de Empleo de Podemos, Andrés Pedreño, sostuvo que «ante la desesperanza, la nueva población activa alarga sus estudios, emigra o no se registra».

Pese a la importante bajada del paro, la cara oscura es que, en el país, prácticamente la mitad de los desempleados no cobran prestación. Así, pese a que la cobertura del sistema de protección por desempleo mejoró en junio más de un punto porcentual, aún así se sitúa en el 46%.

Los beneficiarios de prestaciones por desempleo existentes a final del mes eran 1.759.517, un 9,1% menos respecto al mismo mes del año anterior, tal y como reflejan los datos publicados este martes por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Por su parte, el gasto total en prestaciones de mayo ascendió a 1.355,7 millones de euros, un 8,4% menos que el mismo mes del año anterior.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos