El comprador de una finca de Totana pierde 202.000 euros por no acudir a firmar la escritura

EFEMURCIA

La Audiencia Provincial de Murcia ha confirmado la sentencia de un juzgado de Primera Instancia de Totana, que declaró el derecho de la empresa vendedora de una finca a retener la cantidad de 202.000 euros que le fueron entregados por el comprador y que no acudió a firmar la escritura.

La sentencia estimaba así la demanda reconvencional planteada por la mercantil vendedora y, al mismo tiempo, rechazaba la planteada por el adquirente, que fue condenado al pago de las costas.

La Sala de la Audiencia indica que «de la lectura del contrato se infiere que el demandante y sus socios adquirieron una finca con la expectativa de que calificación iba a ser modificada, de modo que asumieron el riesgo de que dicha expectativa no llegara a buen fin».

Y añade que el hecho de que, finalmente, no se desarrollara ni aprobara el plan parcial no constituye un incumplimiento por parte de la entidad vendedora, ya que los compradores aceptaron la existencia de la certificación urbanística y, en todo caso, bien pudieron conocer la iniciación y desarrollo del plan parcial o la inexistencia del mismo.

El tribunal concluye de esa manera que lo que ocurrió es que el ahora apelante incumplió el contrato de compraventa, al no acudir a la notaría a otorgar la escritura y satisfacer el resto del precio estipulado. Estas circunstancias habilitan a la empresa vendedora a dar por resuelto el contrato y, como reclamaba en su demanda, a quedarse con los 202.000 euros que la compradora le había entragado de forma anticipada y a cuenta de la operación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos