La Comisión del Trasvase propone derivar 60 hm3 en tres meses para beber y regar

Canal del trasvase Tajo-Segura/Guillermo Carrión / AGM
Canal del trasvase Tajo-Segura / Guillermo Carrión / AGM

La resolución alcanza el caudal máximo previsto por la ley, pese a la fuerte tensión territorial de los últimos tiempos

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

La reapertura del acueducto Tajo-Segura, después de diez meses cerrado, era algo asumido por todos. En medio de una fuerte tensión territorial, la cuestión estaba en saber qué volumen se podrá derivar y de qué forma. La Comisión Central de Explotación propuso ayer desembalsar 60 hectómetros en los tres próximos meses para atender las necesidades de 2,5 millones de habitantes de la Región de Murcia, Alicante y Almería, y los regadíos del Sureste, según pudo saber 'La Verdad'. Entre las presiones y la polémica desatada en los últimos días, el informe técnico es favorable para reiniciar los trasvases, aunque el Ministerio de Agricultura no facilitó información, a la espera de que la ministra firme la orden en el Boletín Oficial del Estado los próximos días.

El Ministerio ha recibido en las últimas semanas reiteradas peticiones del Gobierno de Castilla-La Mancha, de los municipios ribereños y de varios alcaldes de esta comunidad para que no autorice el desembalse. Con el canal cerrado desde hace diez meses por falta de excedentes, este rechazo ha sido más intenso que en ocasiones anteriores, con pronunciamientos diarios del presidente Emiliano García-Page y de sus consejeros. Sostienen que se debe trasvasar a partir de los 510 hectómetros. Frente a esto, desde los gobiernos de Murcia y de la Comunidad Valenciana se ha insistido en que se cumpla la ley y se trasvase por encima de los 400 hectómetros, como destacaron los presidentes López Miras (PP) y Ximo Puig (PSOE). Entre medias, la ministra García Tejerina anunció la semana pasada en Elche, y ayer volvió a ratificarlo en Vigo, que se cumplirá la ley.

Los embalses de Entrepeñas y Buendía almacenaban ayer 472 hectómetros cúbicos, por encima de la línea roja de los 400, y recibirán más aportaciones en las próximas semanas. Ambos hiperembalses tienen más agua que la totalidad de la cuenca del Segura (292 hectómetros). El conjunto de la cuenca del Tajo almacena 7.060 hectómetros y está al 64,1%. Tiene las mayores reservas de la Península.

La decisión final depende de la ministra, que tendrá que pronunciarse en los próximos días

Es probable que el acueducto esté operativo los próximos seis meses, al menos para abastecer a la población. Según la ley del Memorándum y las reglas de explotación, en las circunstancias actuales se puede derivar hasta un máximo de 20 hectómetros por mes, con el siguiente reparto: 12,5 para los regadíos y 7,5 para los usos urbanos, a los que hay que descontar las pérdidas de transporte (aproximadamente un 10%).

Satisfacción de los regantes «porque se está cumpliendo la norma con valor»

La comisión técnica se reunió ayer, pasadas las 14 horas, bajo la presidencia de la directora general del Agua, Liana Ardiles, y se puso sobre la mesa un informe favorable para reabrir el acueducto. Dicha comisión propuso derivar los próximos tres meses -puede hacerlo por meses o por trimestre- en función de las reservas actuales y de las aportaciones previstas en los embalses de cabecera, de acuerdo con los datos aportados por la Confederación Hidrográfica del Tajo.

El dictamen de la Comisión pasará a la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, que tendrá que ratificar la propuesta, o variarla, y publicar la orden en el BOE. Algo que podría ocurrir esta semana.

Los desembalses se autorizarían por meses. La comisión técnica está compuesta por los directores técnicos de las confederaciones del Tajo, Segura y Júcar, así como de la Mancomunidad de Canales del Taibilla, y funcionarios del Ministerio. No hay representantes de las comunidades, ni de los regantes, desde que se aprobó la ley del Memorándum.

Los desembalses mensuales previstos dependerán de las existencias que haya el día 1 de cada mes en el sistema Entrepeñas-Buendía, teniendo en cuenta, además, las demandas propias de la cuenca del Tajo, entre la cabecera y Aranjuez, que son prioritarias. En las próximas semanas, se esperan unas aportaciones adicionales de unos 100 hectómetros, según la nieve caída en la zona del Alto Tajo.

Más de la mitad para riego

En el caso de que se transfieran los 60 hectómetros hasta julio, los regadíos recibirían unos 33,5, algo más de la mitad. El resto corresponderá a los abastecimientos y a las pérdidas. La población abastecida por la Mancomunidad de Canales del Taibilla está bajo un régimen de restricciones, con el fin de ahorrar un 15% de agua. Debido al cierre del acueducto en mayo pasado, los municipios están recibiendo aportes adicionales de las desaladoras -que se restan a los regadíos- y de los pozos de emergencia.

El presidente del Sindicato de Regantes del Trasvase, Lucas Jiménez, expresó ayer su «satisfacción». Así, reseñó que «se ha cumplido la ley con valor; el acueducto se cerró porque lo marcaba la ley, y debe abrirse porque se cumplen las condiciones legales para ello». Expresó su deseo de que la ministra Isabel García Tejerina autorice los próximos días los 20 hectómetros por mes.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos