La Verdad

La asociación de empresarios del calzado anuncia una feria del sector

  • La patronal estudia las fechas para programar un certamen que permitirá mostrar su proyección industrial

Caravaca de la Cruz será sede de una feria del sector del calzado. Así lo acordaron ayer el alcalde, José Moreno, y la directora general de Comercio, Francisca Cabrera, en una reunión celebrada en el Consistorio, que contó con la participación de representantes de la Asociación de Empresas del Calzado, Yute y Afines de la Región.

El programa en el que se está trabajando incluye actividades dirigidas tanto a los profesionales del sector como al público en general, y el objetivo de todas ellas será visibilizar la trayectoria e impulso que está experimentado esta industria, gracias a una apuesta por la innovación y la calidad. Ya se está trabajando en el programa de esta 'Semana del Calzado' que aún no tiene una fecha determinada, aunque se baraja que pueda ser para los meses de mayo o junio. El programa incluiría conferencias, una feria 'outlet', pasarelas y representaciones en vivo de la tradición alpargatera de la comarca. Todo ello en la línea de ensalzar los valores tradicionales y su importancia como referente de la moda actual como calzado cómodo, artesano, ecológico e innovador.

Cooperativa de trabajo

Esta asociación puso en marcha hace un par de meses una cooperativa, junto a trabajadoras del cosido, para mejorar la gestión y garantizar el futuro de las labores artesanales del calzado como el «punto de ojal», en la que ya están participando medio centenar de mujeres. «Es un primer paso, pero es un gran avance para modernizar el calzado e ir arrinconando las malas prácticas que dañan la imagen del sector», comentan desde la asociación.

Esta iniciativa supone un esfuerzo económico añadido, ya que además de incluir los costes sociales han incrementado el precio que se paga por estos trabajos entre un 10% y un 15%, pero supone una mejora importante para las cosedoras, tanto por la mayor remuneración como por las cotizaciones sociales que acumulan. Además, al tratarse de contratos «a domicilio» permiten la conciliación de la vida laboral y familiar. Para los empresarios esta organización les permite tener una completa trazabilidad de los trabajos, que cada vez es más demandada por los clientes internacionales.