La Verdad

Salvad las alamedas

Alameda junto a la carretera y la vía verde, en Caravaca.
Alameda junto a la carretera y la vía verde, en Caravaca. / J. F. R.
  • El Pleno aprueba por unanimidad proteger las arboledas de plátanos de la antigua carretera de Murcia y de Barranda

Unanimidad para proteger los conjuntos de árboles monumentales que flanquean las entradas al casco urbano por la antigua carretera de Murcia y las de los accesos a la pedanía de Barranda. El Pleno celebrado anoche aprobó una moción conjunta de IU y PSOE, que contó con las adhesiones de PP y Ciudadanos.

La iniciativa fue presentada por Enrique Fuentes, teniente de alcalde y portavoz del PSOE, reconocimiento a todos los colectivos que «casi se han jugado la vida» por defender estas alamedas, lo que ha servido para que se conserven una en Caravaca y otra en Barranda, aunque otras hayan desaparecido.

Luis Martínez, de IU, comentó que «estoy alegre y creo que esta moción conjunta es un ejemplo de buenas prácticas, y demuestra que los grupos políticos podemos trabajar juntos». José Antonio Sánchez, de C's, rubricó que se trata de un trabajo de todos, «desde nuestro grupo también estamos por la protección de nuestro patrimonio que incluye el medio ambiente»; y Ana Belén Martínez, del PP, indicó que estos conjuntos arbóreos son «testigos vivos de nuestra historia y forman parte de nuestras señas de identidad, por eso debemos protegerlos. Habrá que redacatar los informes técnicos necesarios para que se puedan proteger conforme a la normativa aprobada recientemente por la Comunidad Autónoma con la Ley de Patrimonio Arbóreo».

En el texto de la moción se recoge que tanto las alamedas de plátanos ('Platanus hispánica') como de olmos ('Ulmus minor') han flanqueado desde hace años las entradas a Barranda y Caravaca, y son conjuntos de elementos singulares en el municipio. Ll porte monumental de los árboles, la fisionomía de su implantación alineadas y sus cambios estacionales han venido formando parte de la imagen tradicional que vecinos y visitantes tienen de éstas poblaciones, constituyendo un elemento indisoluble de su morfología urbana.

Por la seguridad vial

Estas alamedas junto a las vías de acceso se han eliminado de forma paulatina conforme aumentaba la anchura de los viales en busca de mejoras en la seguridad viaria y del aumento de la velocidad de tráfico rodado. Las reivindicaciones vecinales evitaron que estas dos alamedas desaparecieran, aunque faltan algunos ejemplares. Tienen más de un siglo de antigüedad, asociándose al tráfico carretero como elemento propicio para el alivio, el reposo y el recibimiento amable en tiempos de calor. «Son un patrimonio arbóreo vivo que acreditan valores naturales, culturales, etnográficos e históricos, para asegurar su conservación y el conjunto de los valores que representan, según la moción.

La existencia, en la actualidad, de otras vías alternativas para el tráfico ha disminuido la presión sobre estas hileras de árboles. Pero perviven ciertas amenazas y riesgos que tradicionalmente vienen sufriendo estas alamedas: podas abusivas, falta de cuidados, malas prácticas y conflictos de intereses.