La Verdad

C's renuncia a la moción de censura, pero exige al PSOE que cumpla los acuerdos plenarios

  • La formación naranja rechaza entrar en el Gobierno local y avisa de que esta crisis ha sido «un toque de atención» al equipo del alcalde socialista

El Gobierno local de Fuente Álamo, que lidera en minoría el PSOE, y Ciudadanos acercaron ayer posturas después de los desencuentros que en los últimos meses se han vivido entre ambos grupos municipales. El acercamiento no fue suficiente como para que los tres concejales del partido naranja aceptasen el ofrecimiento del alcalde, Antonio Jesús García, de sumarse al equipo de gobierno.

Eso sí, la amenaza latente de una moción de censura contra el regidor que gobierna en minoría quedó descartada «en estos momentos». Así lo confirmaron tras la reunión que mantuvieron los tres concejales naranjas con el regidor. El encuentro fue 'fiscalizado' por dos diputados regionales de C's, Miguel Sánchez y Miguel Ángel López-Morell, según apuntaron desde Ciudadanos, «con el objetivo de dar un toque de atención sobre la falta de diálogo del Gobierno local».

Para que la posibilidad de una moción de censura no vuelva a sobrevolar la Alcaldía, el regidor tendrá que llevar a buen término las propuestas de este partido que sean aprobadas por el Pleno. Tras la reunión, Miguel Sánchez dijo que en Fuente Álamo, su partido está ejerciendo «una oposición responsable y coherente, pero con la necesidad, de retomar la empatía y sensibilidad que han permitido esta etapa de estabilidad». De esta forma lanzó un mensaje soterrado al respaldo que han prestado al Gobierno socialista desde que arrancó la investidura. Sánchez manifestó su apoyo a la demanda de crear un segundo Servicio de Urgencias de Atención Primaria (SUAP), así como la potenciación del catálogo de Formación Profesional del municipio.

Un encuentro «cordial»

Por su parte, el alcalde, Antonio Jesús García, calificó la reunión de «cordial» y respiró aliviado porque durante el 'cónclave' político se dejó claro «desde el primer momento, que una moción de censura no estaba encima de la mesa». Según el regidor socialista, «actualmente la estabilidad política del Ayuntamiento está garantizada, pese a que se han abordado las diferencias existentes, que no tienen en absoluto entidad suficiente para justificar una moción de censura».

García auguró que estas dificultades «se van a superar sin mayores problemas». Sobre la negativa de Ciudadanos a entrar en el Gobierno local, dijo que van a buscar «fórmulas de mayor participación de este grupo municipal».