La Verdad

El alcalde aprovecha el Pleno para arremeter contra la Comunidad por sus deudas

  • Lucas insiste en que la Administración regional lleva diez años sin pagar el IBI y otros tributos, y anuncia que el asunto está ya en vía ejecutiva

Sabido era que el Ayuntamiento lleva mucho tiempo asumiendo el IBI de edificios públicos titularidad de la Comunidad Autónoma. Pero el alcalde socialista Pascual Lucas dijo basta. El regidor aprovechó la celebración del Pleno sobre el estado de Cieza para reclamar al Ejecutivo regional que abone la deuda que mantiene con el Consistorio de 800.000 euros por el impago de diferentes tributos, como la contribución de inmuebles; entre ellos, el hospital Lorenzo Guirao.

«La deuda se extiende alrededor de una década, aproximadamente, y ya se encuentra en vía ejecutiva», expuso el regidor. Lucas achacó la pérdida de la estabilidad presupuestaria municipal a la citada deuda con la Comunidad Autónoma, la anterior gestión del PP, el pago de la sentencia de 5 millones por la expropiación de los terrenos de Migaseca y la devolución de más de 400.000 euros de IBI de los convenios urbanísticos no realizados, entre otros argumentos.

El alcalde, a pesar de estas circunstancias, se mostró confiado acerca «de recuperar la estabilidad presupuestaria municipal durante el próximo ejercicio». Esa confianza se debe a que Hacienda maneja datos positivos en los capítulos de ingresos y gastos del tercer trimestre, gracias a los efectos del plan de ajuste económico aprobado hace unos meses por la Administración local.

En este sentido, subrayó que el actual equipo de gobierno, que conforman PSOE, IU y Podemos, «ha incidido de manera especial en el desarrollo económico y el fomento del empleo, incrementar la dotación social, mejorar los servicios públicos y potenciar la transparencia participación ciudadana». De hecho, Cieza ocupa el primer puesto en el 'ranking' de transparencia regional.

Lucas resaltó como ejemplos del buen hacer económico la instalación de dos grandes empresas, G.S. España y Golosinas Vidal, en el polígono de Los Prados, y los casi 5 millones de euros obtenidos de fondos europeos para la Estrategia Integrada de Desarrollo Urbano Sostenible. También incidió en «logros» como el acondicionamiento del edificio del Infoem, con tres nuevas aulas para impartir cursos y una nave para ofertarla a emprendedores, así como la mejora en más de 60.000 metros cuadrados de caminos rurales, la construcción del colector de aguas pluviales del Camino del Molino para evitar inundaciones por lluvias...

El análisis de la oposición

El análisis de Pascual Lucas no tuvo nada que ver que ver con la lectura del estado del municipio que hizo Óscar Verdejo, de Ciudadanos, quien reprochó al alcalde que su listado de logros «no son más que proyectos y solo dispone de apenas dos años para hacerlos realidad». Verdejo le exigió un control sobre el cumplimiento de los acuerdos adoptados en Pleno. Por su parte, José Luis Vergara, de CCCi, atacó a Podemos, uno de los socios de gobierno, y que a su juicio «está dedicado más al ombliguero estado de sí mismos y al repaso de años anteriores».

Desde el PP, su portavoz, Juan Manuel Molina, tachó la gestión del gobierno local de «cúmulo de políticas sectarias». Puso como ejemplo las ayudas aprobadas a entidades deportivas federadas «sin un criterio baremable ni publicitado para los interesados». Molina concluyó que el regidor «ofrece una visión idílica de la gestión que no se corresponde con el incumplimiento de tres prioridades básicas que tiene Cieza: políticas sociales, fomento del empleo y la calidad de los servicios públicos».