La Verdad

Los presos exponen su submarino en el Museo Marítimo de Barcelona

Josep Tomás entrega la maqueta a Roger Marcet, director del Marítimo.
Josep Tomás entrega la maqueta a Roger Marcet, director del Marítimo. / LV
  • La pequeña maqueta del sumergible 'Ictíneo II', realizada dentro de las actividades de la cárcel, se exhibe desde ayer

Una obra realizada por cuatro presos de la cárcel de Campos del Río se expone desde hoy en el Museo Marítimo de Barcelona. Se trata de la maqueta del sumergible 'Ictíneo II', construida dentro de las actividades internas de la prisión, en este caso, promovida por la Asociación Templarios de Jumilla, con su proyecto Fénix Presos de las Bellas Artes y Artesanía, que aboga por la integración social de personas privadas de libertad.

Los autores han empleando más de un año en su realización, al tener que afrontar las interrupciones por el cumplimiento de condena de dos de los internos, así como por la falta de herramientas apropiadas, debido a las estrictas normas de seguridad que rigen en las instalaciones penitenciarias. De hecho, todos los participantes se han ceñido a la normativa de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, empleando materiales reciclables de uso diario, como café para el tinte, mondadientes e hilo para los candeleros, el plástico de los envases para los ojos de buey y otros materiales autorizados como barniz, pintura y madera de chopo.

La maqueta del 'Ictíneo II', creado en el siglo XIX por el catalán Narcís Monturiol, sirvió al cartagenero universal Isaac Peral para inventar el submarino que lleva su nombre y que revolucionó la navegación mundial, tiene 42 centímetros de eslora. Además, cuenta con su propio estuche contenedor.

El presidente de la Asociación Templarios de Jumilla, Josep Tomás, entregó la reproducción a escala al director del Museo Marítimo, Roger Marcet, quien destacó el ingenio y creatividad, así como la capacidad de observación que los reclusos han demostrado para plasmar fielmente lo visto en la fotografía de la botadura en el siglo XIX.

Los visitantes del Maritim, tal como se le denomina en la capital catalana, podrán contemplar la pieza en las naves de las Reales Atarazanas hasta el 8 de enero.