La Verdad

El campo se movilizará si la CHS no frena ya los regadíos ilegales

Regantes y vecinos en el encuentro celebrado en Barranda.
Regantes y vecinos en el encuentro celebrado en Barranda. / J. F. R.
  • Los agricultores claman por la transformación de cientos de hectáreas de secano en varias fincas del término municipal

Se agota el agua y se acaba la paciencia. «Si hacen falta movilizaciones para exigir a la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) que cumpla con su cometido, pues nos movilizaremos». Así de contundentes se expresaron algunos de los participantes en el acto convocado por las Agrupaciones de Regantes de Caravaca (Areca) y por las asociaciones de vecinos de Barranda y Archivel. La reunión congregó a más de 200 asistentes en la primera de las pedanías caravaqueñas.

Los datos aportados por los ponentes sobre la sobreexplotación de los acuíferos, la disminución del caudal de las fuentes y manantiales tradicionales y la negativa de las instituciones públicas, con competencias en este tema, para investigar la existencia de las avionetas antilluvia, se unieron a las denuncias de nuevas transformaciones de terrenos de secano en regadíos, como en las fincas de El Roblecillo, donde se ha pasado de 100 hectáreas a 300; y en Gorrafina, donde han pasado de 60 a 360.

Intervinieron Alfonso Sánchez (Areca); los representantes vecinales Ramón González y Blas Marín; el profesor de Geografía de la UMU Ramón García; José Miguel Marín (Coag); Pedro Guerrero (Fecoam); los diputados regionales Miguel Sánchez (C's) y Jesús Navarro (PSOE), y el teniente de alcalde, Enrique Fuentes.

La ausencia del comisario de Aguas fue muy criticada por los agricultores, que echaron de menos que un representante del organismo regulador hubiese asistido «para dar la cara» y poder confirmar lo que se está haciendo sobre el control de extracciones.

Sánchez aportó datos muy preocupantes, como que más de 1.200 hectáreas han pasado de un modo irregular de secano a regadío desde los años 90, lo que supone un incremento de casi un 50% respecto a los regadíos tradicionales. Según dijo, eso ha dado lugar a que las fuentes y manantiales hayan perdido, de media, más de un 60% de su caudal. Algunos, muy seriamente amenazados, pues a corto plazo a este ritmo pueden desaparecer, como en Mayrena, Singla y Guarinos, con pérdidas del 75%.

Grupos hortofrutícolas

«El principal culpable -denunció Sánchez- es la CHS que ha hecho la vista gorda a favor de los grandes grupos hortofrutícolas, o dejación de sus funciones desde el origen de este problema, lo que ha propiciado el 'efecto llamada' de grandes empresas del sector hacia nuestra comarca y especialmente al término de Caravaca». Apuntó que «no nos podemos quedar de brazos cruzados, hay que salir a la calle, como se ha hecho en otras zonas. Nos tenemos que movilizar, para ello hace falta unión en el sector, hay que pasar de las palabras a los hechos, y de los escritos a las denuncias, por vía judicial si es necesario, pues nos están robando el agua en nuestras narices».

Jesús Navarro y Miguel Sánchez remarcaron que los afectados, los vecinos, se tienen que movilizar, tienen que salir en manifestación, para que realmente la Administración se tome en serio este problema. Las asociaciones de vecinos, por su parte, pidieron que se paralicen las continuas transformaciones de secanos, con las consiguientes roturaciones de nuevos terrenos, para lo que se han de controlar las concesiones de los pozos y vigilar estrictamente las superficies regables.