La Verdad

El alcalde negociará con Hidrogea rebajar el coste de los tramos del agua

  • Ezequiel Alonso, regidor abanillero, asegura que «no creo que haya problemas porque los hemos comparado con otros municipios de la Región y tienen que reducir la facturación»

Dos temas hídricos de calado centrarán la agenda del alcalde de Abanilla, Ezequiel Alonso, de cara al cierre del ejercicio 2016. El primero será cambiar la facturación para que los recibos del agua lleguen a los vecinos cada dos meses, en vez de trimestralmente como ahora. «No creo que haya problemas», avanza el regidor. El segundo tema se presenta más espinoso, ya que el Ayuntamiento quiere negociar con Hidrogea una bajada de precios en los tramos del agua de consumo doméstico e industrial, «porque los hemos comparado con otros municipios de la Región y tienen que reducir el coste».

Como ya ha ocurrido otras veces en esta legislatura, la Alcaldía se ha puesto en marcha después de que el PSOE tumbase en el Pleno una moción de la edil del IUMA, María Dolores Saurín, en la que denunciaba que «los vecinos llevan un año pagando una subida del agua que no ha sido aprobada por el Pleno». Todo se gestó cinco días antes de las pasadas elecciones municipales, cuando el exalcalde popular, Fernando Molina, autorizó una subida del recibo del agua a partir del 1 de junio de 2015. No informó de la medida a la oposición, emitió un decreto de Alcaldía y lo publicó directamente en el BORM del 28 de mayo. Molina justificaba el incremento en base a una «comunicación de la Mancomunidad de Canales del Taibilla».

El IUMA detectó al inicio de esta legislatura que no coincidía lo que facturaba Hidrogea con el importe de los tramos fijados por la ordenanza reguladora de la tasa de suministro de agua, que está vigente desde febrero de 2014. Por poner un ejemplo, el primer tramo doméstico, de 0 a 8 metros cúbicos, en vez de facturarse a 0,815 céntimos se está cobrando a 0,857 céntimos, y el primer tramo industrial, de 0 a 25 metros cúbicos, se cobra a 1,31 euros pese a que en la ordenanza figuran 1,247. El problema, según el alcalde, «es que el PP no pasó las nuevas tarifas por el Pleno para modificar la ordenanza municipal».

Saurín, en la moción que no prosperó en el Pleno, solicitaba medidas «para compensar a los vecinos». Pasado un tiempo, el regidor socialista ha anunciado que negociará con la empresa adjudicataria del servicio. «Hemos hablado con Hidrogea y le hemos dicho que no estamos de acuerdo con los precios de los tramos del agua. Próximamente nos presentarán un proyecto. Vamos a trabajar para qué se rebajen las tarifas».