La Verdad

La rambla urbana de El Realejo estará cubierta para el verano

Rambla de El Realejo a su paso por el centro urbano de Cieza.
Rambla de El Realejo a su paso por el centro urbano de Cieza. / A. G.
  • La Junta de Gobierno aprueba licitar las obras del segundo tramo por un importe de casi medio millón de euros, con la ayuda de fondos de la UE

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Cieza ha aprobado el pliego de condiciones para licitar los trabajos que permitirán cubrir la rambla de El Realejo, entre las calles José Marín Camacho y Camino de Murcia. Está previsto que el proyecto, que fue presentado en rueda de prensa por el concejal de Hacienda, Antonio Martínez-Real, y el de Urbanismo, Francisco Saorín, comience a final de año y que concluya durante el verano de 2017.

El pliego ya se ha publicado en el Boletín Oficial de la Región (Borm). El edil Martínez-Real indicó que estas obras se licitarán mediante un concurso público al que se podrán presentar ofertas «hasta el próximo 10 de noviembre». El pliego puntúa en un 75% lo que sería la baja en la oferta económica y un 25% en una serie de mejoras que el Consistorio ha creído conveniente incluir.

El total de la licitación de la obra asciende a 495.792 euros. El titular de Hacienda subrayó que, si bien, «en un principio, la forma de financiar los trabajos será a través de un préstamo ya concedido con un interés de 0,6%, la obra se encuentra contemplada en la estrategia 'Cieza 2025' sustentada económicamente por Europa».

De manera que «una cantidad del 80%, hasta un máximo de 380.000 euros, será financiada con fondos europeos; por tanto, el cálculo que podemos hacer de forma estimatoria, teniendo en cuenta la baja que se puede producir durante el concurso público, es que, a los ciezanos, el cubrimiento del nuevo tramo de la rambla de El Realejo les costará unos 70.000 euros aproximadamente de los 500.000 totales».

Zona verde renovada

Por su parte, el concejal de Urbanismo, Francisco Saorín, enfatizó que el proyecto contribuirá a «mejorar toda la zona, porque pasaremos de tener una rambla abierta a un espacio sencillo, pero amable reconvertido en zona verde de utilidad para todos los vecinos». Saorín concluyó que «es una obra muy demandada y esperada que echa a andar».

El proyecto municipal contempla el acceso al nuevo espacio de todas las calles aledañas, sustitución de luminarias desde la avenida Juan XXIII, pavimentación, señalización de tráfico y de información para el ciudadano. Saorín quiso dejar claro que «se incluyen penalizaciones en caso de incumplimiento de contrato».

Por ello, los dos ediles esperan que el cronograma de los trabajos se cumpla y que a finales de año se inicie el proyecto, con un periodo de ejecución de seis meses. A partir de ese momento se establece un año de garantía.