La Verdad

Casi el 90% de la plantilla municipal incumple la jornada laboral

  • El Pleno aprueba por unanimidad una moción de C's para corregir el «descontrol existente», mientras se pagan más de 40.000 euros al año en horas extraordinarias

La inmensa mayoría de los empleados municipales, ya sea personal funcionario, laboral o eventual del Ayuntamiento de Abarán, no salen bien parados, según se desprende de una moción presentada por la concejal de Ciudadanos, Rosa María García Molina, en el último Pleno ordinario, que contó con el respaldo unánime de todos los grupos políticos, incluido el propio equipo de gobierno del Partido Popular.

Tras exponer que la jornada laboral está establecida en 37 horas semanales, la autora de la moción denunció el hecho de que de una plantilla aproximada de 160 trabajadores, la mayoría trabaja solo 35 horas semanales; otro grupo de funcionarios, los policías locales, 32 horas; y tan solo unos pocos, que no llegan a la veintena, y que presta servicios de forma mayoritaria en la calle, cumplen toda la jornada laboral.

La edil de C's, que alcanza su quinta legislatura -cuatro de ellas como independiente, una de ellas con el PSOE y la actual con la formación naranja- explicó que «a pesar de esta ilegalidad, se paga muchísimo dinero en horas extraordinarias, llegando incluso a abonar más de 6.000 euros en un mes a un grupo reducido de miembros de esta plantilla, así como ofrecer como días libres esas horas extra, dándose el caso de llegar a deber en horas libres casi un mes de trabajo». Por todo ello, Rosa García presentó la iniciativa, que fue aprobada unánimemente en el sentido de que «todos los trabajadores cumplan con el horario legalmente establecido y no se pague ninguna hora extra a los trabajadores que no cumplan con su horario de trabajo, ni tampoco se les compense con días libres».

No se anduvo por las ramas la representante de Ciudadanos a la hora de argumentar con pelos y señales dicho incumplimiento de la jornada laboral por la casi totalidad del personal. Así, indicó que en horas extraordinarias, la Policía Local ha cobrado en un año 18.513 euros, y el resto del personal, 22.300 euros, lo que hace un total de 40.813 euros. Y añadió que «con ese dinero se podría haber contratado a varias personas para la limpieza y recogida de basura, por ejemplo».

Sorpresa en la Corporación

En su exposición, fue aún más allá, y cifró, ante la cara de circunstancias del resto de miembros de la Corporación, las horas computadas por semanas y meses, detallando en 24.950 las horas pagadas y no trabajadas. Incluso, desglosó las que corresponden a la plantilla de la Policía, unas 8.630 horas; y las 16.320 horas del resto de trabajadores.

Esta concejal, maestra de escuela, casada y madre de tres hijos, manifestó que «la responsabilidad no es de los funcionarios con los que no tengo nada en contra, sino del alcalde como máxima autoridad del pueblo». Preguntada sobre cómo averiguó ese número de horas no trabajadas, Rosa García afirmó que «en relación a la Policía, fue la concejal responsable, Alba Gómez, quien nos informó en la comisión informativa que los policías trabajaban 32 horas a la semana, y en cuanto al resto de funcionarios, está claro que echan dos horas y media menos a la semana, pues trabajan de 8 a 15 horas, ya que por la tarde no lo hacen».

Hay que advertir de que hasta el 31 de diciembre de 2011, los funcionarios se regían por un convenio de 35 horas semanales, pero a partir del 1 de enero de 2012, según el Decreto-Ley 20/2011 aprobado por el Gobierno presidido por José Luis Rodríguez Zapatero, la jornada ordinaria de trabajo regula un promedio semanal no inferior a las 37 horas y 30 minutos. Así, en el informe de Secretaría se indica que «es obligación de esta Administración Pública dar cumplimiento a esta normativa y, en todo caso, convocar de forma previa Mesa General de Negociación». Y en cuanto a la Policía Local, que tiene jornada especial, «sería lógico que se le aplicase un índice corrector respecto a la jornada normal de los funcionarios locales», concluye el informe.

El concejal de Personal, José Luis Tornero Carpena, que lo es desde junio de 2015 -en la anterior fue de Urbanismo-, tras admitir «el descontrol existente», manifestó que «vamos a trabajar para subsanar estas deficiencias». De momento, y previa reunión con la mesa de negociación, adelantó que en los próximos días, «para alcanzar las 37 horas y media, los funcionarios trabajarán un día a la semana por la tarde a partir del próximo 1 de noviembre».

Por otro lado, tal y como publicó 'La Verdad', con el objetivo de que cada trabajador gestione su tiempo de trabajo, días de asuntos propios, vacaciones, enfermedad, entre otros campos, se han instalado seis relojes de control en la casa consistorial, almacén de limpieza, comisaría de policía, almacén de obras, centro de atención temprana, centro de día y en el edificio Cima, que empezarán a funcionar de manera oficial -ahora lo hacen en pruebas- el próximo mes, según el edil de Personal.

Temas