La Verdad

El Cebas enseñará a vecinos y escolares a fabricar fertilizantes caseros

Carlos García y Carmen Chocano, ayer, analizando compost.
Carlos García y Carmen Chocano, ayer, analizando compost. / F. Manzanera/ AGM
  • El Consistorio repartirá 150 aparatos y una guía para producir 300 kilos anuales de compost a partir de basura orgánica

Del cubo de la basura de casa a la huerta. El Centro de Edafología y Biología Aplicada del Segura (Cebas) y el Ayuntamiento de Alguazas pondrán en marcha un proyecto de compostaje domiciliario de biorresiduos dirigido a propietarios de viviendas diseminadas por el municipio y pedanías, que cuentan con huerto, jardín o parcela. «Se trata de generar compost a partir de la basura orgánica», explica Carlos García Izquierdo, director del Grupo de Investigación de Enzimología y Biorremediación de Suelos y Residuos Orgánicos del Cebas-Csic. «Se trata de un ensayo piloto, el primero a nivel regional, para después implantarlo en otros municipios».

El Consistorio comenzará la semana próxima la campaña informativa para captar parroquianos que estén dispuestos a convertirse en los 'conejillos de indias' del ensayo. Las candidaturas se formalizarán en la Concejalía de Medio Ambiente y después del verano, el personal del Cebas les instruirá en varias sesiones teórico-prácticas.

Posteriormente, la Concejalía les entregará una guía y un compostador, de entre 400 y 700 litros de capacidad, y a partir de ese momento los seleccionados tendrán que separar en casa la basura orgánica de los envases, vidrio, cartón... «La fracción orgánica y los restos de podas los depositarán en el compostador, creando capas, y se elevará la temperatura por encima de 60 grados centígrados, sin energía externa, de manera que el proceso oxidativo y los microorganismos destruirán la materia tóxica y el mal olor», resume de manera didáctica el investigador.

En un periodo de entre cuatro y seis meses el compost casero estará listo y el Cebas analizará si es óptimo para que los vecinos lo empleen en sus huertos, jardines y parcelas. «Este tipo de compost no tiene contraindicación para uso hortícola, arbolado y jardinería». Entre sus propiedades destacan los nutrientes y la materia orgánica para las plantas.

«También aportan fertilidad al suelo y mejoran su calidad». Sin olvidar, los beneficios para el medio ambiente al rebajar el uso de fertilizantes químicos y reducir la cantidad de residuos que se destinarían al vertedero mitigando los gases de efecto invernadero. María Jesús Medina, técnico de Medio Ambiente, indica que «cada vecino genera 0,9 kilos de basura al día». De esa cantidad, «el 40% es orgánica», por lo que se estima que cada familia podría producir hasta 300 kilos de fertilizante orgánico al año.

«Planteamos un modelo alternativo de gestión de los residuos que generará beneficios ambientales, económicos y sociales», resalta la edil de Medio Ambiente, Soledad Bermúdez. También fomenta la recogida selectiva. Su departamento repartirá de 100 a 150 compostadores entre los voluntarios y también a los tres colegios y el instituto de Alguazas. «La implicación de los centros es fundamental para una mayor concienciación en la recuperación de basuras domésticas», subraya García Izquierdo. El Cebas realizará un seguimiento y muestreo de todo el proceso.

Si el proyecto prospera no se descarta desarrollar a largo plazo un segundo ensayo en urbes de la Región, con menos espacios verdes, y que consistiría en el compostaje comunitario de la basura generada por varias comunidades de vecinos.